Opinión

Proposición indecente

Jose Segura / LO QUE HAY

 

Tan bazofia, tan falta de ética y de moral, tan indecente como la película del mismo nombre, ha sido la propuesta de Isabel Bonig a los partidos que gobiernan en Valencia, PSPV-PSOE y Compromís. Por mucho que Bonig intente representar la necesaria renovación del corrupto PP en Valencia, este partido sigue perdiendo los papeles.

Isabel Bonig se ha atrevido a proponer que los diputados valencianos de ambos partidos se abstengan en el Congreso al votar la investidura de Rajoy, que de momento se prevé condenada al fracaso.

A cambio de esta abstención, Bonig promete apoyar el cambio del modelo de financiación autonómica, tal como se viene reclamando desde el gobierno de la Generalitat Valenciana.

Como era de esperar, la propuesta de Isabel Bonig ha caído como una patada en el estómago, tanto de los líderes de los citados partidos valencianos, como de los ciudadanos que aún esperamos, ilusamente, algo de decencia en nuestros políticos.

La burda y soez propuesta ha sido calificada de inmediato como “chantaje” por los portavoces del PSPV-PSOE y de Compromís. Pero se han quedado cortos.

Que un partido gobernante en funciones –y que espera su confirmación para otros cuatro años- se atreva a semejante proposición de cambiar votos por favores no es nada nuevo. Todos los gobiernos en minoría lo han hecho, generalmente transfiriendo competencias autonómicas o fondos a los gobiernos de Cataluña o del País Vasco, por ejemplo, a cambio de los votos del PNV o de la antigua CIU.

Pero que un alto cargo del PP en Valencia como Isabel Bonig –recién llegada a la cúspide de su partido con el fin de regenerar las corruptelas de sus concejales, presidentes de diputaciones y otros chorizos de su organización- se atreva a considerar un favor lo que debería ser una acción general de gobierno para todas las comunidades autónomas, sólo puede calificarse de marranada.

Una financiación correcta de las comunidades autónomas, acorde con sus competencias y con su población, es un derecho. Al igual que lo contrario es una grosera manera de bastardear la autonomía garantizada por la Constitución Española.

Y eso debería saberlo perfectamente la dirigente valenciana, antes de pasarse tres pueblos con su proposición indecente. Una dirigente que precisamente pertenece al partido que ha saqueado nuestras arcas y ha dejado a nuestra tierra en la ruina más absoluta. Pero no pasa nada. Aquí, el Partido Popular crece en votos. Qué país.

Twitter: @jsegurasuarez

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario