Opinión

Sobre Google y monjas

María Dolores Bravo

Hoy he utilizado Google para publicar una entrada sobre la vida religiosa en mi blog; concretamente he buscado la palabra “monja” y me he dado cuenta de cómo nuestro mundo vilipendia y rechaza la virginidad por resultarle incomprensible, así como las vidas de estas mujeres entregadas en cuerpo y alma a la tarea de la salvación del mundo. Las imágenes eran de todo menos respetuosas: mujeres disfrazadas de religiosas en poses obscenas o viejas repelentes, irreverentemente presentadas, caricaturizadas subversivamente. Me sucedió lo mismo al abordar el tema de la castidad. Aparecieron en la pantalla de mi PC imágenes sensuales más o menos explícitas, que deberían haberse englobado en el vocablo opuesto.

Ignoro si, como en el caso de las elecciones norteamericanas, en las que Obama sobornó a Facebook, Twitter y Google para censurar los méritos y éxitos del republicano Donald Trump, bloqueando páginas, noticias etc, mientras ocultaban los problemas de salud de Hillary y sus escándalos en la palestra para favorecer su elección, igualmente pervierten todo lo que suena a pureza, compromiso y fidelidad.

Una élite dirige casi todos los medios informativos, incluso las redes sociales, y tiene una consigna clara: encaminar a las masas en una dirección que es la contrapuesta a la que deberíamos seguir para alcanzar la libertad espiritual.

Por eso, no se puede servir a Dios y al diablo, dos polos opuestos por los que la gente no se sabe decidir y que van ligados a unos destinos eternos, tan tremendamente contrarios, que si los conociéramos volveríamos a la vida de nuestros ancestros, donde se veneraba a un Dios, Todopoderoso y Padre, capaz de cuidar de sus hijos a cambio de cumplir con las consignas de vida que desatan del vicio y aligeran el alma, dándonos una libertad de espíritu que nadie más sino Él, que nos ama incondicionalmente, puede darnos.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter