Actualidad

La cifra de muertos en el terremoto de Amatrice se eleva ya a 73 personas

El seísmo de magnitud 6 en la escala de Ritcher ha provocado daños gravísimos en las localidades de Amatrice y Accumoli / Hay decenas de personas atrapadas bajo los escombros

En Amatrice, el reloj del campanario permanece detenido a las 3.36, la hora exacta a la que tembló la tierra. El seísmo, muy superficial, tuvo su hipocentro a solo cuatro kilómetros de profundidad. Minutos después le siguieron varias réplicas, la más potente de intensidad 5,5.

El terremoto de magnitud 6 en la escala de Richter ha sacudido durante la madrugada de este miércoles el centro de Italia y ha dejado al menos 73 muertos y decenas de desaparecidos. Los daños en las localidades de Amatrice y Accumoli, en la región del Lacio, son incalculables. Los equipos de rescate buscan sin descanso a más de 150 personas desaparecidas bajo los escombros.

Según el último balance oficial, la responsable de emergencias de Protección Civil ha informado de que asciende ya a 73 el número de víctimas mortales: 53 entre las localidades de Accumoli y Amatrice, en la provincia de Rieti, en la región de Lacio, y las otras 20 en Arquata de Trontro, en la región de las Marcas. Pero ha advertido de que el número está destinado a cambiar debido a los desaparecidos y a que el área afectada es muy amplia con numerosas pequeñas localidades.

«Tres cuartas partes del pueblo han desaparecido», ha asegurado el alcalde de Amatrice, Sergio Pirozzi, a la cadena pública RAI. «Hay voces bajo los escombros, tenemos que salvar a esa gente», ha urgido. En esta localidad, la más golpeada, ya se han recuperado 40 cuerpos. En Arquata y Pescara del Tronto, que han quedado destrozadas, se han localizado otros 20 fallecidos.

El terremoto sorprendió a los habitantes de la región central italiana mientras dormían. Familias enteras han perecido bajo los escombros de sus casas. Pero también se ha podido rescatar a decenas de personas. En el hospital de Amatrice varios pacientes deben la vida a una enfermera que dio la voz de alarma antes de que parte de edificio se derrumbara. Paola Mancini, de 79 años, es una de ellas. «¡Salid, salid todos corriendo!», gritó, relata la enferma al Corriere della Sera. Fue la primera voz que oyó. «Estábamos paralizados por el terror. Sentí que todo se derrumbaba a mi alrededor».

Entre los escombros

Escenas parecidas se han vivido en Accumoli, otra de las localidades más afectadas. Su alcalde dice que la zona está destrozada y los equipos de salvamento están excavando entre las ruinas para localizar a personas atrapadas. Entre los siete fallecidos ente esta pequeña población, se encuentra una familia completa: Andrea Tuccio y su mujer Graziella Torroney sus dos hijos, Riccardo y Stefano, de 8 años y siete meses, que tras horas de búsqueda fueron encontrados muertos entre los escombros de su casa.

Protección Civil también ha confirmado derrumbes parciales en otras tres provincias de la Región de Marcas: Ascoli Piceno, Fermo e Macerata, y en la ciudad de Norcia, en la provincia de Perugia. Las imágenes áereas facilitadas por el Ejército italiano muestran la magnitud de la catástrofe.

Esta región central de Italia es poco habitada. Accumoli tiene unos 700 habitantes, Amatrice cuenta con unos 2.000 y Norcia con 4.000. Pero en los meses de verano su ocupación se dispara.

«Son pueblos que se vaciaron después de la guerra porque la gente se fue a Roma, pero se llenan en verano porque muchos vuelven a las casas de sus padres y de sus abuelos. Por eso hay tantas víctimas», explica a RTVE el periodista italiano, Enrico Chillé. «Además, son casas muy viejas que no fueron construidas con los últimos criterios antisísmicos», añade.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario