Deportes

España consigue dos medallas más gracias al taekwondo

Plata para Eva Calvo y bronce para Joel González

España sumó dos nuevas medallas este jueves en los Juegos Olímpicos de Río 2016, en la que fue una gran jornada para el taekwondo español, gracias a la medalla de plata conseguida por Eva Calvo, en la categoría de -57 kilogramos, y el bronce de Joel González, en la categoría de -68 kg, que significan la novena y décima presea para el medallero de España.

La madrileña, número dos del ránking mundial, no pudo superar a la británica Jade Jones (reedita título olímpico) en una final en la que la actual número uno del mundo fue superior al principio y al final (15-7).

El combate empezó mal para la taekwondista de Leganés, que rápidamente encajó seis tantos en contra en el primer round y tuvo que arriesgar. Tuvo opciones al situarse a un punto al término del segundo round, pero el tercer round, agresivo y valiente, le pasó factura y tuvo que conformarse con la medalla de plata.

Al margen de la final, Calvo cuajó un gran torneo y superó a la tailandesa Phannapa Harnsujin (5-6) en octavos, posteriormente en cuartos a la iraní Kimia Alizadeh (8-7) y remató la faena en semifinales ante la egipcia Hedaya Wahba (1-0).

Finalmente tuvo que conformarse con una plata. Por su parte, Joel González certificó el bronce media hora antes en la pelea de repesca de la categoría de -68 kg, en la que se impuso al venezolano Edgar Contreras por 4-3 en una gran actuación.

Con este combate, el campeón olímpico en Londres en la categoría de 58 kilogramos, finaliza su participación en Río de forma magistral, después de vencer en octavos al croata Filip Grgic, posteriormente al mongól Temuujin Purevjav por 7-4 y caer derrotado en las semifinales ante el jordano Ahmad Abughash (12-7).

print
Comentarios

Buenos días


La ignorancia es el peor enemigo de un pueblo que quiere ser libre. (Jonathan Hennessey)

ES NOTICIA… México sorprende al campeón del mundo

ES NOTICIA… México sorprende al campeón del mundo

A Kimmich se le iba cayendo el escudo de campeón del mundo. No lo tenía bien cosido a la camiseta o era una metáfora de lo que estaba ocurriendo en el Luzhniki, que fue la mismísima plaza del Zócalo por la irrupción atronadora de México en el Mundial. El equipo de Osorio, letal en el primer tiempo y sufrido en el segundo, montó una fiesta con mariachis y todo para celebrar su histórico triunfo ante Alemania (0-1), a la que nunca había ganado. Los germanos, que siguen en crisis, pagaron su fragilidad en el primer periodo, abrumados por la velocidad mexicana. Cuando recuperaron la pelota en el segundo tiempo, cuando buscaron la portería con su genética insistencia, a no tuvieron puntería ni demasiadas ideas. Y se la pegaron.

marca.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter