VALENCIA CF 100

Carolina Marín ya es medalla y luchará por la de oro

La Campeona del Mundo española ganó en dos sets a la china Li Xuerui, actual campeona olímpica

La onubense Carolina Marín acabará este viernes su trabajo en la gran final del badminton olímpico contra la india Pursala (16.00 hora española), después de eliminar en semifinales a la campeona olímpica de Londres, la china Xuerui Li, por 21-14 y 21-16 en 56 minutos.

La de Huelva no ha perdido un solo set en todo el torneo olímpico, pero la duración creciente de sus encuentros es un síntoma evidente de que la dificultad también se incrementa: solventó la fase preliminar con triunfos en 22’ (ante la finlandesa) y 40’ (la danesa), y en cuartos se fue a los 44’ ante la surcoreana. Esta vez rozó la hora, pero el resultado es siempre el mismo: Carolina dos sets, la rival, cero.

Carolina y Li son viejas conocidas puesto que la china dejó a la española sin el oro de Londres’12, y ésta le devolvió la cortesía en la final el Mundial. Técnicamente ambas son excelentes, pero en el capítulo físico Marín es incomparable y Li había pasado por serios problemas de rodilla. La española se puso enseguida 9-4 arriba, salvó sin inmutarse un atisbo de remontada y resolvió la manga inicial en el primer set-point, 21-14 en 22’.

En la segunda, Li se vio obligada a arriesgar y a desplazarse más por la pista; el duelo entró en un intercambio descarnado y el espectáculo se benefició en un pulso de reflejos para capturar una pluma que sale disparada a 315 kms/hora en los impactos fuertes.

Empatadas a 14, Carolina tomó un poco de aire (18-16) y entonces la rodilla de su rival dijo basta. Cayó al suelo, se sometió a tratamiento médico durante varios minutos y tuvo la dignidad de terminar el encuentro en pie, pero estaba completamente KO.

La razón de sus gritos

Según explicó la propia Carolina para el Diario Sur, estos gritos tienen una buena razón de ser, “Siempre analizo a mi rival antes de jugar. Por ejemplo, a las chinas les influye mucho cuando les gritas porque ven que sigues ahí luchando, que no te rindes. Si no lo haces, piensan que estás apagada y se refuerzan”, explicó.

 

 

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter