Entretenimiento

La paella podría ser una de las 7 Maravillas Gastronómicas de España

El plato valenciano tendrá duros competidores como el gazpacho, el pollo al chilindrón, la fabada o la ensaimada mallorquina

La paella competirá con el gazpacho andaluz, el pollo al chilindrón aragonés, la fabada asturiana o la ensaimada mallorquina por convertirse en una de las 7 Maravillas Gastronómicas de España 2016, una iniciativa que pretende convertir estos y otros platos típicos en representantes para una candidatura a Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.Así lo han explicado desde Allianz Global Assistance, la empresa de seguros de asistencia y viajes que promueve la elección de los siete mejores platos de España en una votación que se prolongará hasta el próximo 20 de agosto, según han indicado en un comunicado.

Así, la paella competirá también con las papas arrugadas con mojo picón de Canarias, la quesada pasiega cántabra, la crema catalana, el pisto manchego, el cochinillo asado segoviano, el marmitako vasco, las migas extremeñas, el pulpo a la gallega, el cocido madrileño, los paparajotes murcianos, las alcachofas con almejas de Navarra, las patatas a la riojana, el jamón ibérico, la tortilla de patata y el turrón de Jijona.

La iniciativa cuenta ya con el apoyo de la Federación Española de Hostelería, la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación, el restaurante Casa Marcial de Nacho Manzano (dos estrellas Michelín), así como diversas escuelas superiores de gastronomía.

Gastronomía más allá del plato
Desde Allianz Global Assistance han indicado que el 25% del PIB está conformado por la industria alimentaria, agricultura, turismo y gastronomía; los mejores restaurantes y cocineros del planeta son españoles; y se calcula que, en 2015, 7 millones de turistas vinieron a España con la única intención de disfrutar de nuestra cocina.

Las cualidades de la gastronomía española proporcionan, además, reconocimiento internacional y un alto nivel de marca-país, e incide, directa o indirectamente, a todos los sectores sociales, económicos y políticos.

«La gastronomía española, fundamentada en el vigor de las cocinas regionales, es un elemento esencial para comprender la historia de nuestro país, que hoy goza de un excelente estado de salud mientras se profesionaliza a través de divulgadores, carreras universitarias y un sector, el de la hostelería, que desafía al fenómeno de la comida rápida», han agregado.

México, Francia, Japón y la cocina Mediterránea (representada por Croacia, Marruecos, Portugal, Italia, Chipre, Grecia y España) ya cuentan con el título de Gastronomía Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO y la elección de las 7 Maravillas Gastronómicas españolas «se marca como objetivo la consecución de este título para España».

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario