Actualidad

Francisco celebra la misa para sacerdotes en el santuario de San Juan Pablo II

“En la vida de los discípulos más cercanos a Jesús no hay espacios cerrados ni propiedad privada para nuestras propias comodidades”

Ha sido en el santuario de San Juan Pablo II, en el que el Papa Francisco ha repetido aquel famoso grito del comienzo del pontificado en 1978: “¡Abrid las puertas a Cristo!”.

Es el santuario de la Divina Misericordia, inaugurado en 2002 por el propio Juan Pablo II durante su última visita a Polonia. Allí ha escuchado la confesión de cinco chicos y chicas participantes en la Jornada Mundial de la Juventud, después de haber visitado el contiguo convento de santa Faustina Kowalska.

Era la primera visita de un Papa al santuario de San Juan Pablo II, recién construido a un kilómetro de distancia en el antiguo “Mar Blanco”, como se llamaba la cantera de piedra caliza de la empresa Solvay para la fabricación de sosa caustica, dónde trabajaba el papa polaco durante la ocupación nazi.

Durante la misa para los sacerdotes, seminaristas, religiosas, y personas consagradas, el Papa ha afirmado que “en la vida de los discípulos más cercanos a Jesús no hay espacios cerrados ni propiedad privada para nuestras propias comodidades”. Por eso les exhortado a evitar “la tentación de quedarse un poco encerrados en nosotros mismos o en nuestros ámbitos por miedo o comodidad”.

El santuario incluye, en la cripta, una extensa colección de reliquias de san Juan Pablo II, entre las que figura la sotana blanca ensangrentada, recuerdo de aquel 13 de mayo de 1981, cuando Agca estuvo a punto de acabar con su vida en la plaza de San Pedro.

El acontecimiento principal de este sábado en la JMJ tendrá lugar al anochecer en una inmensa explanada situada en las afueras de Cracovia. Un millón de jóvenes le esperan para una velada que comienza siempre como fiesta y termina, ya de noche, en intensa oración.

Cardenal Cañizares

El cardenal Cañizares impartió ayer una catequesis en la parroquia San Pablo de Bochnia, en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de Cracovia (Polonia), dirigida a peregrinos de lengua española, que le han ovacionado en distintas ocasiones por su defensa de los valores cristianos, la familia y la vida.

El cardenal arzobispo de Valencia instó a los peregrinos a “no tener miedo de Jesucristo” y a “darlo a conocer a los demás jóvenes” para ser “constructores de una humanidad nueva en la que reine la misericordia del amor” y emplazó a los jóvenes, “ante tanto sufrimiento que hay en la vida”, como la situación de los refugiados o de las personas excluidas o enfermas, a “no permanecer impasibles” . En ese sentido, ha indicado que “Jesucristo quiere a todo el mundo sin exclusión de nadie” y “ama toda la vida humana, en la fase que se encuentre”.

Concluida la misa, el Cardenal- que de nuevo ha sido ovacionado con un continuado aplauso- ha agradecido la presencia de los peregrinos, “a los de Sevilla, Granada, a los de mi querida Valencia, procedentes de tantas parroquias y movimientos”, y les ha deseado lo mejor para ellos, sus familias y sus diócesis. “No tengáis ningún miedo, comeros el mundo”, les ha indicado al final entre el entusiasmo de los jóvenes. Cañizares participará esta tarde en el Viacrucis con el Papa en Cracovia, en el Parque Blonia, y, el domingo, concelebrará en la eucaristía final que también oficiará el Pontífice para clausurar la Jornada Mundial de Cracovia.

 

print
Comentarios

Buenos días


La educación es un ornamento en la prosperidad y un refugio en la adversidad. (Aristóteles)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter