Opinión

Vivir de la sociedad de los poetas muertos

Antonio Gil-Terrón

Como me gustaría que mis escritos pasasen de moda; quedaran anticuados. Como me gustaría…

Hoy estaba releyendo lo que publique justo hace dos años en este mismo muro de facebook, y veo con tristeza que lo entonces escrito comienza a teñirse con la añeja pátina de la intemporalidad.

Decía así, hablando del honor:

“Que de un tiempo a esta parte, el honor se haya convertido en algo digno de admiración social, dice muy poco a favor de esta sociedad en la que vivimos.

Porque cuando valores como la decencia, la honradez, la honestidad, el respeto a la palabra dada, la lealtad con el amigo caído, o el honor, son considerados como acontecimientos extraordinarios, motivo de admiración y alabanza por parte de la gente de la calle, o los medios de comunicación social, quiere decir que algo no funciona.

Porque cuando en una sociedad, el honor se convierte en lo extraordinario, cuando no, en objeto de burla y sarcasmo, quiere decir que el deshonor y la patanería es lo estándar.”

Ahora, y para quitarme el mal sabor de boca que me deja la visión de esta sociedad enferma en la que vivo, quiero terminar con las reconfortantes palabras de Walt Whitman.

print
Comentarios

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La ignorancia es el peor enemigo de un pueblo que quiere ser libre. (Jonathan Hennessey)

ES NOTICIA… México sorprende al campeón del mundo

ES NOTICIA… México sorprende al campeón del mundo

A Kimmich se le iba cayendo el escudo de campeón del mundo. No lo tenía bien cosido a la camiseta o era una metáfora de lo que estaba ocurriendo en el Luzhniki, que fue la mismísima plaza del Zócalo por la irrupción atronadora de México en el Mundial. El equipo de Osorio, letal en el primer tiempo y sufrido en el segundo, montó una fiesta con mariachis y todo para celebrar su histórico triunfo ante Alemania (0-1), a la que nunca había ganado. Los germanos, que siguen en crisis, pagaron su fragilidad en el primer periodo, abrumados por la velocidad mexicana. Cuando recuperaron la pelota en el segundo tiempo, cuando buscaron la portería con su genética insistencia, a no tuvieron puntería ni demasiadas ideas. Y se la pegaron.

marca.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter