Valencia

AGVAL ya es cien por cien valenciano

El presidente de Aguas de Valencia, Calabuig, adquiere a Suez y La Caixa el 33% de la empresa

Ya se puede decir que Aguas de Valencia, la histórica compañía de servicios hidráulicos, es plenamente valenciana ha llegado. La compañía informó ayer oficialmente de la compra del 33,06% de las acciones que todavía controlaban la francesa Suez y Criteria (sociedad de inversiones de Caixabank) por un precio de 70 millones de euros.

La adquisición se formaliza a través de Fomento Urbano de Castellón, la sociedad de la familia Calabuig, que pasa a controlar el 97,35% del grupo Aguas de Valencia, actualmente presidida por Eugenio Calabuig. El 3% restante está en manos de accionistas minoritarios.

La salida de Suez (18,5%) y de Criteria (14,5%) de la empresa se produce 9 años más tarde de su entrada, allá por 2007. El grupo francés adquirió entonces el tercio del capital de Aguas de Valencia que estaba en manos de la compañía Saur, también francesa, y pagó por 135 millones de euros. Aquella operación se consideró «estratégica» para el grupo.

En aquel momento, al frente del accionariado de Aguas de Valencia se encontraba Inversiones Financieras Agval, vehículo en el que se habían integrado los socios locales, con el Banco de Valencia (20,6% de Aguas de Valencia), Fomento Urbano de Castellón (15%), grupo Boluda (11,4%) y la constructora Lubasa (10%). Aguas de Valencia cotizaba en bolsa a un precio de 105 euros por acción. Suez pagó a 208 euros por acción, una prima fortísima que hacía presagiar movimientos.

print
Comentarios

Buenos días


La ignorancia es el peor enemigo de un pueblo que quiere ser libre. (Jonathan Hennessey)

ES NOTICIA… México sorprende al campeón del mundo

ES NOTICIA… México sorprende al campeón del mundo

A Kimmich se le iba cayendo el escudo de campeón del mundo. No lo tenía bien cosido a la camiseta o era una metáfora de lo que estaba ocurriendo en el Luzhniki, que fue la mismísima plaza del Zócalo por la irrupción atronadora de México en el Mundial. El equipo de Osorio, letal en el primer tiempo y sufrido en el segundo, montó una fiesta con mariachis y todo para celebrar su histórico triunfo ante Alemania (0-1), a la que nunca había ganado. Los germanos, que siguen en crisis, pagaron su fragilidad en el primer periodo, abrumados por la velocidad mexicana. Cuando recuperaron la pelota en el segundo tiempo, cuando buscaron la portería con su genética insistencia, a no tuvieron puntería ni demasiadas ideas. Y se la pegaron.

marca.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter