Entretenimiento

Verbena officinalis, planta de Venus

Es tiempo de recoger la verbena / Planta de Venus, simboliza los encantos de la diosa, trae la paz y aleja los odios y las envidias

Adela Ferrer / ASTRÓLOGA

 

Las flores de la verbena, de cinco pétalos, representan el sagrado número de Venus, el 5, que se relaciona con de las cinco conjunciones de Venus con el Sol en su ciclo sinódico y se asocian a los encantos venusinos: la Coquetería, el Afecto, el Parloteo, la Seducción y la Impaciencia. Y, en un sentido más esotérico, con las revelaciones de los Grandes Misterios: Nacimiento, Iniciación, Consumación, Descanso y Muerte.

Antiguamente, cuando se enviaban mensajeros a parlamentar con el ejército enemigo, se les hacía llevar ramos de verbena porque su portador, el “verbenario”, despertaría con ella la confianza y la buena disposición de los demás.

Los druidas se servían de la verbena para predecir el futuro. En Roma la usaban para las aspersiones lustrales y para purificaban los altares de los sacrificios. Los recién casados creían asegurar su felicidad yendo al altar con un ramo de esta planta oculto bajo su manto.

En el Renacimiento se colgaban ramas de verbena a la entrada de las iglesias para librar a los feligreses de mal, de tal modo que los demonios no pudieran penetrar más allá del umbral de la iglesia. Esta verbena era recogida al tiempo que se rezaba un credo.

Hoy en día la verbena sigue teniendo un importante papel en la magia. Se emplea sobre todo para proteger ambientes, pero también en asuntos amorosos. Su infusión, rebajada con agua sirve para limpiar los muebles de la casa y “descargarlos” de malas vibraciones.

Uno de los más conocidos hechizos para conseguir un amor conveniente consiste en coser en viernes una bolsita de seda verde de longitud igual a la del dedo anular y rellenarla con flores y hojas de verbena. Esta bolsita se guarda luego en el dormitorio.

Para que las ninfas se lleven las penas de amor hay que quemar hojas de verbena un lunes de luna menguante.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario