Actualidad

Turquía: 90 muertos y 1.563 militares detenidos

El primer ministro Yildirim, ha designado nuevo jefe interino del Estado Mayor al general Ümit Dündar, en sustitución de Hulusi Akar, del se que informó fue capturado por los rebeldes durante el Golpe de Estado y cuyo paradero actual se desconoce

El golpe de estado parece haber sido sofocado por el gobierno democrático de Erdogan, aunque a lo largo de la madrugada se han podido escuchar disparos y alguna explosión en las calles de Ankara. Según informó un funcionario del Gobierno han sido relevados de sus puestos 29 coroneles y cinco generales del ejército tras el intento de golpe de estado.

De esta forma, las fuerzas progubernamentales ya controlarían el Ejército, aunque se mantienen pequeños grupos de la resistencia, según confirman fuentes oficiales. El gobierno ha anunciado que derribará los helicópteros militares que aún controlan las fuerzas rebeldes.

En una comparecencia pública en rueda de prensa, el presidente Recep Tayyip Erdogan  ha anunciado la reanudación oficial de los vuelos de la compañía Turkish Airlines y ha pedido a sus seguidores que permanezcan en las calles hasta que la situación retorne a la normalidad.

Mientras, esta madrugada el primer ministro turco, Binali Yildirim, acusaba a los sublevados de seguir disparando indiscriminadamente a civiles. De hecho, la fiscalía general del país cifra en 90 la cifra de fallecidos, 17 de ellos policías. Yildirim ha designado como nuevo jefe interino del Estado Mayor al general Ümit Dündar, en sustitución de Hulusi Akar, del se que informó fue capturado por los rebeldes durante el golpe de estado y cuyo paradero actual no está confirmado.

Las informaciones cruzadas revelan por una parte que la sublevación militar estaría controlada, con 1.563 militares arrestados, algunos cientos de ellos se habrían rendido a las fuerzas policiales, aunque todavía quedan grupos de resistencia haciendo frente a la policía y tropas fieles al Gobierno. Aviones F-16 han bombardeado en torno a las 6 de la madrugada zonas cercanas al Palacio Presidencial en Ankara.

“Regalo de Dios”

El presidente de Turquía, el islamista Erdogan, ha calificado hoy el intento de golpe de Estado que sufre el país como “un regalo de Dios que permitirá limpiar el Ejército”.“Este levantamiento, este movimiento es un gran regalo de Dios para nosotros. Porque el Ejército será limpiado”, afirmó el mandatario en rueda de prensa al poco de aterrizar en Estambul, asegurando que los golpistas pagarán cara su «traición».

En su alocución, desde el aeropuerto Atatürk de la metrópolis eurasiática, Erdogan acusó a los militares golpistas de levantarse contra un Gobierno que “llegó al poder con el voto del pueblo”. Durante un discurso lanzado ante sus seguidores, el presidente del país ha afirmado que “mantiene el mando del país”. También ha confirmado la existencia de algunos disturbios en Ankara. “Esto es traición. Pagarán un precio muy alto”, amenazó el jefe del Estado.

Erdogan afirmó que los militares “no pueden aceptar” su triunfo en la urnas. El actual presidente llegó al cargo en 2014 con el 51,8 por ciento de los votos. Antes de eso, gobernó como primer ministro desde 2003 con sucesivas mayorías absolutas de su partido, el islamista AKP. El jefe del Estado negó que los golpistas hayan logrado hacerse con el control del país y afirmó que sólo un pequeño grupo de militares ha participado en la intentona.

“Nunca cederemos nuestro país a los ocupantes. El final de esto será bueno”, prometió. Erdogan convocó a los mandos militares a “ser respetuosos con los valores de esta nación” y afirmó que hay miembros del Ejército recibiendo “órdenes de Pensilvania”, en referencia a la residencia en el exilio de Fethullah Gülen, un influyente predicador islamista, antigua aliado del AKP y ahora enfrentado a él.

Erdogan dijo que la intentona golpista prueba que son ciertas las acusaciones de terrorismo que lleva haciendo contra la influyente cofradía dirigida por Gülen, con muchos seguidores en las fuerzas de seguridad y la judicatura turca. El presidente se refirió a los soldados como sus “hijos” y les pidió que no vuelvan sus armas contra sus padres y madres.”Si volvéis las armas contra quien os las dio, pagaréis un alto precio”, advirtió. Erdogan explicó que los arrestos de altos mandos militares implicados en la asonada comenzará ahora y que el Ejército será limpiado.

print
Comentarios

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter