Actualidad

El ataque de Niza deja 84 muertos y 54 heridos muy graves

El guerrillero autor de la masacre, Mohamed Lahouaiej Bouhlel, era un camionero tunecino de 31 años con permiso de residencia en Francia y estaba fichado como delincuente común

La última acción de la guerra declarada contra la Europa Comunitaria por el auto llamado Estado Islámico ha dejado hasta ahora en Niza 84 personas civiles asesinadas y 54 gravísimamente heridas.

El presidente francés, François Hollande, ha asegurado este viernes en la televisión francesa que medio centenar de heridos del ataque producido el jueves en Niza están entre la vida y la muerte. El presidente galo ha asegurado que hay muchos niños y muchos extranjeros entre las víctimas.

Antes, Hollande había anunciado que prolongará el estado de emergencia, que debía expirar el próximo 26 de julio, tres meses más, y lo someterá al voto del Parlamento de aquí a la semana que viene, según ha anunciado en un discurso dirigido a toda la nación durante esta madrugada.

“Toda Francia está bajo la amenaza del terrorismo islamista”, tras haberlo sufrido en París el año pasado, señaló Hollande, en una clara alusión al posible carácter yihadista del ataque de Niza.

El presidente dirigió una reunión de la célula ministerial de crisis antes de reunirse en el Palacio del Elíseo junto a su primer ministro, Manuel Valls, con quien viajará mañana a Niza tras presidir un Consejo de Defensa a las 09.00 hora local (07.00 GMT).

Entre las medidas a corto plazo, además de la prolongación del estado de emergencia, Hollande también anunció que se mantendrá a alto nivel la Operación Sentinel, que permite movilizar a 10.000 militares. También decidió llamar a la reserva operacional para reforzar a los gendarmes y a la policía nacional, especialmente en el control de fronteras.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter