Deportes

Caótico final de etapa en el Mont Ventoux para los favoritos del Tour

El accidente de una moto con un aficionado provocó un incidente en el que han resultado implicados Froome, Ritchie Porte y Mollema a pocos metros de meta / El británico, que emprendió la marcha trotando y sin bicicleta cede 1’11” a Quintana cuando le aventajaba en más de 20” 

La imagen fue surrealista: una moto de la organización chocó con un espectador lo que provocó la caída de Porte y Mollema y la inutilización de la bici de Chris Froome, que salió disparado corriendo a pie hacia meta, esperando una bicicleta de su equipo; cómo no llegaba, se hizo con una de la organización que no monta sus mismas calas (pedales) hasta que finalmente llegó el coche de asistencia.

Antes del accidente Froome aventajaba en más de 20 segundos a Nairo Quintana, su principal rival para la victoria final en París, pero al final ha cedido 1’11” al colombiano, sin embargo la organización del Tour ha reconocido que el incidente ha sido provocado por la moto y ha decidido mantener a Froome el tiempo que perdía con respecto a la cabeza de carrera en ese momento.

Así pues, Froome afrontará la contrarreloj individual de mañana con 47 segundos con respecto a Adam Yates y 56 con respecto a Mollema. El corredor del Movistar, el colombiano Nairo Quintana se sitúa a 1′ 01” del británico, mientras que Alejandro Valverde es 6º d ela general a 1′ 39”.

La victoria en la meta del Mont Ventoux fue para el ciclista holandés Thomas de Gendt, que dejó atrás a su compatriota Serge Pauwels y al español de Cofidis Dani Navarro, que no pudo seguir a De Gent dentro ya de los últimos 300 metros, tras la escapada de la etapa.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter