Entretenimiento

El mar que respira

A pesar de su prolongado período vacacional, Pedro continúa deleitándonos con sus bellos poemas

Pedro Hermosilla / MALDITAS-BENDITAS PALABRAS

Sobre una piedra sentado,
tapado de azul de cielo,
miro el mar como respira:
un mar de azul abrigado.

Arrastra el mar mar adentro:
sus guijarros y mis tensiones;
sus arenas, mis preocupaciones…
bajo el brazo de sus resacas cuando inspira.

Ese mismo mar que regala,
a los ojos que le miran:
bonanzas, salitre, bendiciones; espumas que coronan las olas:
suspiros del alma de Neptunos y Poseidones.

print
Comentarios

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter