Valencia

Casa Caridad realizó 385.151 atenciones con personas necesitadas en 2015

Los españoles ya superan a los extranjeros como usuarios de los comedores sociales de Casa Caridad

Casa Caridad realizó el pasado año un total de 385.151 atenciones a personas necesitadas, el doble de las realizadas en los años previos a la crisis económica. Unas cifras que, en palabras de Antonio Casanova, presidente de Casa Caridad, “representan solo un 2% menos de las atenciones realizadas en los años más difíciles de esta reciente etapa”, lo que constata que, a pesar de la incipiente recuperación, todavía existen muchas personas pasando por dificultades, “con situaciones, en algunos casos, cronificadas”.

La Memoria Anual de Actividad de Casa Caridad que se ha hecho pública esta mañana recoge las actuaciones realizadas por la entidad benéfica durante 2015 con el colectivo de personas en riesgo de exclusión social. Así, Casanova ha explicado que durante el pasado año se produjo una disminución en el número de raciones de alimento repartidas, principalmente consecuencia de la incipiente mejora económica, el aumento del número de recursos sociales y la movilidad de los extranjeros a su país de origen o a otras ciudades.

Esta última razón explica también que, por primera vez en una década, los españoles han superado a los inmigrantes como usuarios de los comedores sociales de la Asociación. Un aumento también provocado por la aparición de un nuevo perfil de riesgo, tal y como apunta Luis Miralles, vicepresidente de Casa Caridad: “Son personas nacidas en la década de los 60 que, a pesar de haber trabajado y cotizado a la Seguridad Social, se encuentran en situación de desempleo y, tras agotar las prestaciones, no tienen acceso a ningún tipo de subsidio. La situación para este colectivo es especialmente preocupante ya que se encuentran prácticamente excluidos del mercado laboral”.

Más recursos para la tercera edad

El envejecimiento de la población atendida es otro de los aspectos que preocupa a Casa Caridad. Según los últimos datos del Ayuntamiento de Valencia, la población mayor de 64 años sigue al alza y ya son más de 150.000 las personas mayores de esta edad que residen en la ciudad, el 26% de los cuales (41.940) vive solo. Desde Casa Caridad han apuntado la necesidad de mayores recursos destinados a este colectivo. “El envejecimiento de las personas sin hogar viene asociado a un aumento de problemas de salud, tanto físicos como mentales. Actualmente son un 6% de los usuarios de nuestro albergue, muchos de ellos en situación de dependencia y, aunque intentamos que la derivación a una residencia pública sea lo más rápida posible, en ocasiones las estancias se alargan”, apunta Miralles.

Casa Caridad realizó 385.151 atenciones con personas necesitadas en 2015
Casa Caridad realizó 385.151 atenciones con personas necesitadas en 2015

Mujeres y niños desprotegidos

El albergue de Casa Caridad registró, en 2015, 21.944 pernoctaciones, un 6% de ellas fueron de menores. “Los niños vienen generalmente acompañados de sus madres que han aumentado la presencia en nuestro albergue un 12% en tan solo un año”, ha explicado Luis Miralles. Lo mismo ocurre en los comedores sociales de la Asociación: casi 1 de cada 4 personas a las que se repartió ayuda alimentaria fueron menores y las mujeres han superado por primera vez al número de hombres: en 2005 solo el 12% de comensales eran mujeres y ahora ya son el 52%.

Por lo que se refiere a la infancia, durante 2015 estuvieron en funcionamiento las tres escuelas infantiles de Casa Caridad desde las que se atendió a más de 100 niños entre 1 y 3 años en riesgo de exclusión. Desde las escuelas se lleva un seguimiento personalizado de las familias con las que se realiza un trabajo de inserción laboral: gracias a este programa se ayudó a encontrar soluciones laborales a un 46% de las familias atendidas.

Recuperación íntegra de la persona

Junto a los servicios más conocidos de Casa Caridad, como los comedores, el albergue o las escuelas infantiles, la entidad lleva a cabo una serie de programas y talleres encaminados a promover y recuperar la autonomía de sus usuarios. Desde la recuperación de hábitos de higiene, la orientación laboral, la adquisición de rutinas saludables o actividades de ocio o el taller de vivienda. Gracias a este último desde Casa Caridad se ayudó a encontrar alojamiento a más de 130 personas. Un primer paso en la normalización de la situación de las personas sin hogar.

Una sociedad solidaria

El balance de las cuentas de Casa Caridad arroja un mensaje contundente: la solidaridad de los valencianos. Durante 2015 la entidad aumentó su base de socios, hasta alcanzar los 3.785 asociados. Las donaciones por su parte, se han situado en 3.836 y las empresas colaboradoras han superado el centenar, dentro de su campaña “Empresas con Valor”. “Gracias a la colaboración del pueblo valenciano hemos podido destinar más de 3,6 millones de euros a ayudar a personas desfavorecidas”, ha concluido Antonio Casanova.

En agradecimiento a esa solidaridad la entidad celebrará el próximo 19 de julio, el 110 Aniversario de Casa Caridad, con la inauguración de su multicentro social ubicado en el barrio de Benicalap.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter