Opinión

Multas europeas

Jose Segura / LO QUE HAY

Menuda temporadita llevamos en España con eso de que la Unión Europea nos multe cada vez que metemos hondamente la pata, mentimos o incumplimos nuestros compromisos.

La cosa empezó hace ahora un año en el País Valenciano, cuando el falseamiento de los datos del gasto de nuestra sanidad pública, y por consiguiente de nuestro déficit regional, nos costó una multa de alrededor de 19 millones de euros, que el gobierno central amenaza constantemente con hacernos llegar para que la paguemos. Eso sí, olvidando que la causa fue originada por un gobierno autonómico, también del PP, con una cuentas ful que en ningún momento fueron contestadas por Montoro cuando tocaba.

Más recientemente, tras el fracaso de la breve legislatura proveniente de las elecciones del pasado 20D, la Unión Europea barajó multar al Reino de España por no haber cumplido los objetivos de déficit comprometidos para 2015. Una multa que todavía está en el aire, generando su propia historia que no está de más recordar.

Primero planteó la Comisión Europea postergar el estudio de la sanción, hasta que en España se celebraran las siguientes elecciones, celebradas hace un par de semanas, que no parece tener nada que ver con la normativa europea ni a quién se pretendía echar una mano. Pues bien, las nuevas elecciones se acaban de producir y ya está el ministro de finanzas, Wolfgang Schäuble –cuyo nombre viene a significar algo así como “caminar de lobos”-, apretándonos las clavijas y promoviendo la multa.

“Hay que cumplir las normas”, dice el ministro alemán, haciendo bueno el tópico tan similar al nuestro, en el que las normas se sitúan por encima de los principios.

Principios que brillaron por su ausencia, cuando el gobierno alemán forzó a la Comisión Europea a exigir una austeridad a los países socios del sur, que acabó siendo un “austericidio” para una gran parte de nuestros ciudadanos, con la complicidad del gobierno de Mariano Rajoy.

Principios que se escaquearon una vez más, cuando nuestro conservador gobierno realizó unas innecesarias y nada recomendables rebajas fiscales hacia final de 2015, previas a las elecciones generales, en las que se mezclaron intereses claramente propagandísticos con el indeseado incremento del déficit.

Pues bien, tanto la multa al gobierno del País Valenciano, como la prevista al Estado español por la cuestión del déficit, no serán pagadas en su caso por el partido gubernamental que tan harteras trampas produjo, ni tampoco por el peculio particular de los altos cargos responsables. Nos tocará a nosotros, a todos los ciudadanos, pagarlas de nuestro bolsillo.

Y para redondear el asunto de las multas europeas, la UE impone gruesas sanciones a diversos clubes de fútbol españoles, por haber recibido ayudas o beneficios fiscales impropios. Son en este caso los clubes, quienes deberán afrontar la devolución de las cantidades indebidamente recibidas de los gobiernos –central o autonómico- que se las otorgaron, así como el importe de las sanciones. Me jugaría hoy mismo una paella a que este nuevo escándalo político-económico de nuestro fútbol, acabaremos pagándolo entre todos. Una vez más.

Multas de la UE porque algunos han sido unos golfos y unos mentirosos. Multas de la UE que saldrán de nuestros impuestos. Como siempre, acabaremos pagando justos por pecadores. Qué país.

Twitter: @jsegurasuarez

print

1 Comment

Haga clic aquí para publicar un comentario

  • Hartura o hartazgo sufro de repetirlo: No, nosotros no somos quienes “metemos hondamente la pata, mentimos o incumplimos nuestros compromisos”, ningún partido político “nos” ha nombrado cargo político (que de ellos hablamos).
    Si el que nos lleva “el bote” se lo patea porque tiene querencia al vino, o si el “administrador de la finca” maquina con los industriales para sacarse un sobresueldo… ¿se lo toleraramos? No creo.
    Quien la hizo, que la pague.
    ¿Les hemos de costear además su fútbol, sus toros y las misas expiatorias para que lo olvidemos?
    Nosotros los paganos, ellos: beatos arteros.