Educacion

La Fe acoge el Planetario Aula del Cel para pacientes de pediatría

El objetivo es conseguir la participación y la interacción de los niños adolescentes en edad escolar para conocer más acerca del espacio

iV.com.- El Hospital Universitari i Politècnic La Fe ha acogido durante un día el Aula del Cel, el planetario transportable del Observatori Astronòmic del Parc Científic de la Universitat de València, en una actividad que busca la participación y la interacción de niños, niñas y adolescentes en edad escolar para conocer más acerca del espacio.

A propuesta del personal docente de la Unidad Pedagógica Hospitalaria de La Fe, los pacientes de Pediatría y Salud Mental de Adolescentes ingresados en el Hospital La Fe se han acercado a este planetario para conocer más sobre las estrellas, los planetas y demás curiosidades del universo en una actividad para un público de diversas edades.

Los objetivos que persigue esta visita son cautivar la imaginación de los estudiantes con las maravillas del universo, transmitir los conceptos básicos de la Astronomía y ciencias espaciales y hacer posible que los estudiantes razonen como los científicos.

El Aula del Cel es un proyecto educativo del Observatori Astronòmic de la Universitat de València sobre la enseñanza y didáctica de la Astronomía, pensada para los centros educativos de la Comunitat Valenciana.

Nacido a raíz de un convenio entre la Universitat de València y la Conselleria de Educació, Investigació, Cultura i Esport de la Generalitat Valenciana, el Aula del Cel es el lugar de encuentro con la Astronomía, un espacio dedicado a su enseñanza y divulgación, en el que estimular la curiosidad e interés del alumnado por la Astronomía.

Los destinatarios de este proyecto educativo son los alumnos a partir de segundo ciclo de Primaria, ESO y Bachiller.

print
Comentarios

Buenos días


La ignorancia es el peor enemigo de un pueblo que quiere ser libre. (Jonathan Hennessey)

ES NOTICIA… México sorprende al campeón del mundo

ES NOTICIA… México sorprende al campeón del mundo

A Kimmich se le iba cayendo el escudo de campeón del mundo. No lo tenía bien cosido a la camiseta o era una metáfora de lo que estaba ocurriendo en el Luzhniki, que fue la mismísima plaza del Zócalo por la irrupción atronadora de México en el Mundial. El equipo de Osorio, letal en el primer tiempo y sufrido en el segundo, montó una fiesta con mariachis y todo para celebrar su histórico triunfo ante Alemania (0-1), a la que nunca había ganado. Los germanos, que siguen en crisis, pagaron su fragilidad en el primer periodo, abrumados por la velocidad mexicana. Cuando recuperaron la pelota en el segundo tiempo, cuando buscaron la portería con su genética insistencia, a no tuvieron puntería ni demasiadas ideas. Y se la pegaron.

marca.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter