Valencia

El maestro y sus discípulos, a hombros en Alicante

Enrique Ponce, López Simón y Roca Rey triunfan con una noble corrida de Daniel Ruiz

A.Amorós/iV.com- Llegaba Enrique Ponce de Istres, de cuajar una tarde en plenitud, indultando un toro y cortando un rabo. (Lo del esmoquin es sólo una anécdota secundaria). Ha matado ya 4.670 toros, está a punto de superar a Lagartijo –hasta ahora, el más longevo–, con una importante diferencia: el cordobés vivió una etapa de decadencia, al final. El valenciano, en cambio, está toreando mejor que nunca: un caso único.

El primero, “Fígaro”, canta entonado pero a media voz, flaquea y queda corto. Ponce lo conduce a media altura. Parece que la faena también va a quedar a medias, por el toro, pero Enrique, con la infalible receta del temple, logra alargar las embestidas y sacarle todo lo que lleva dentro, en una faena de “domador” elegante, que remata con estocada: oreja.

Se luce a la verónica en el cuarto, que repite pero no se entrega. Brinda al tenista Juan Carlos Ferrero. Lo ahorma con magistrales ayudados por bajo. Aunque el toro se distrae, lo lleva prendido, en series de naturales, un monumental cambio de mano y las poncinas finales. El pinchazo antes de una buena estocada deja el premio en una oreja.

López Simón recibe con aplaudidas verónicas al segundo, que se mueve mucho y bien. (Roca Rey, como siempre, no perdona su vistoso quite). La quietud de López Simón, en contraste con la gran movilidad del toro, que repite incansable, producen un espectáculo vibrante. Cita a recibir, en el centro, pero la estocada queda contraria y baja, con derrame: a pesar de eso, le dan dos orejas y justa vuelta al ruedo a “Limonero”, un gran toro. En el quinto, otro “Fígaro”, que embiste con celo, en el que saludan los subalternos Vicente Osuna y Arruga en el tercio de banderillas. La faena es desigual pero llega al público, por su aguante. Mata a la segunda: benévola oreja. Ha sido el mejor lote de una buena corrida.

El peruano Roca Rey en triunfador esta temporada. Recibe con larga de rodillas al tercero, que flaquea. Quita con el capote a la espalda. Aunque el toro queda corto, impone su dominio, asusta al público con su encimismo y sorprende con las luquinas, sin espada. Buena estocada: oreja. El último, un bonito colorado de La Palmosilla, protesta y cabecea, con peligro. Después de los pases cambiados, en el centro del ruedo, y la arrucina, Roca Rey se mete en su terreno, tragando muchísimo, muestra su gran facilidad y un valor que asusta hasta a los profesionales. La estocada pone en sus manos las dos orejas y salir también en volandas, como sus compañeros.

Con nobles toros de Daniel Ruiz, se han cortado ocho orejas: un maestro sale a hombros, acompañado por dos jóvenes diestros. La Feria de Hogueras sigue feliz. Por ahora, la calidad de Ponce no tiene rival.

Datos de la corrida.-

PLAZA DE TOROS DE ALICANTE. Jueves, 23 de junio de 2016. Segunda corrida. Lleno aparente. Toros de Daniel Ruiz, nobles y manejables, el 2º premiado con la vuelta al ruedo; uno de La Palmosilla (6º), complicado.

ENRIQUE PONCE, de grana y oro. Estocada (oreja). En el cuarto, pinchazo y estocada. Aviso (oreja).

LÓPEZ SIMÓN, de grosella y oro. Estocada contraria caída en la suerte de recibir (dos orejas). En el quinto, pinchazo y estocada (oreja).

ROCA REY, de canela y oro. Esto-cada (oreja con petición de la segunda). En el sexto, estocada (dos orejas). Salió a hombros con Ponce y López Simón.

print
Comentarios

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter