Valencia

El Valencia, tras el francés Ghezzal y el peruano Zambrano

Según los periódicos L’Equipe y Bild, el club de Mestalla ha mostrado interés en contratar al habilidoso extremo izquierdo del Olympique de Lyon y al central del Eintracht

iV.com.- Todo es especular con nombres desde hace ya un par de meses pero el Valencia continúa estancado en la incorporación de aquellos jugadores que tanta falta hacen para reforzar el equipo. Ahora y según el diario parisino L’Equipe, Rachid Ghezzal, futbolista del Olympique de Lyon que termina contrato en 2017 y esta temporada pasada ha marcado diez goles en todas las competiciones, es el nuevo objetivo de García Pitarch.

El francés, habitual por banda izquierda, también ha alternado algún partido en el carril derecho. Además del interés valencianista, el rotativo francés también incluye en la puja a Villarreal y Liverpool.

Y sin duda, de los puestos que hacen mucha falta cubrir visto lo visto la recién terminada campaña, está el de un central para su defensa. Varios han sido los nombres que han sonado y por los cuales se había intentado negociar, como Raúl Albiol o Gustavo Gómez. Sin embargo y a expensas de que esas operaciones lleguen o no a buen puerto, la secretaría técnica de Mestalla ya tendría otro nombre marcado en rojo en su agenda, el del defensa peruano del Eintracht de Frankfurt Carlos Zambrano.

De 26 años, Zambrano ha cuajado una buena temporada y estaría muy dispuesto a abandonar la Bundesliga, según recoge el diario alemán Bild, que añade que el Valencia habría presentado una oferta formal cercana a los 6.5 millones de euros.

 

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter