Deportes

Pedro rompe la paz de la selección española

“Venir para hacer grupo no vale la pena”. Poco después insistía: “No me arrepiento, solo he dicho que quiero jugar más”

iV.com.- Y Paco Alcácer, goleador y artífice de la clasificación de la selección para esta Eurocopa, sigue de vacaciones…Tras una temporada mediocre, en la que apenas ha tenido minutos, Pedro pedía comparecer por sorpresa ante los medios de comunicación para explicarse, después de cuestionar su presencia en elequipo nacional “sólo para hcer grupo”, lo que ha provocado el segundo incendio de importancia en la selección tras el asunto De Gea. Y así ha ocurrido en la previa del partido ante Croacia, un encuentro que cerrará la fase de grupos y en el que España se juega la primera plaza del grupo.

Pedro apareció en rueda de prensa junto a Piqué y Lucas Vázquez, los dos hombres que en principio debían salir junto a Del Bosque para analizar el partido ante los croatas, y comenzó diciendo que ni se arrepentía ni entendía la polémica generada: “No estoy arrepentido. Si me preguntas qué va a ser de mí en la selección digo lo mismo, no sé lo que va a pasar. Estoy agradecido de estar aquí, si tengo que pedir perdón y rectificar lo asumo, pero no entiendo por qué se ha montado todo esto”.

El canario dio a entender que sus palabras eran fruto de la ambición que tenía por aportar a la selección, pero que en ningún momento pretendían mostrar disgusto: “En esa entrevista he comentado mi situación, no creo que sea para tanto. Todos los jugadores han pasado por este tipo de cosas. Es difícil jugar en esta selección y yo estoy muy agradecido de estar aquí, lo repito. No he dicho que no esté cómodo ni que me quiera ir”.

“Estoy agradecido de ser uno de los 23 y agradecer a Del Bosque cada una de las veces que he estado aquí. Si no, no habría ganado todo lo que he ganado”, añadió Pedro antes de que las preguntas se dirigiesen a Piqué. Conocida la opinión del extremo, los medios se interesaron por la opinión del resto del equipo. Ahí, siempre con el particular estilo del central, sí hubo coincidencia: “Yo estaba echándome la siesta y me he enterado después. Lo veo normal, en un vestuario estamos acostumbrados a esto. Se le está dando una bola que no es. Jugadores como Pedro lo que quieren es jugar. Ha empezado el campeonato, quizá él esperaba jugar más y es una opinión que transmite. Los periodistas la cogéis porque estabais aburridos y la convertís en una historia de la hostia. Pero no lo es. La selección es una familia, lo hemos demostrado durante mucho tiempo y debe seguir así”.

Para Piqué, las palabras de Pedro no suponen un ataque hacia Del Bosque ni cree que vayan a perturbar el ambiente de la selección: “Del Bosque ya sabe lo ambicioso que es Pedro, pero el ambiente es el mismo, seguiremos igual, de buen rollo. Pedro es de los más veteranos y de los que llevan mejor ambiente”.

Por último le tocó el turno a Del Bosque. El seleccionador también intentó quitar hierro al asunto, aunque dio una versión ligeramente distinta de la conversación que mantuvo con Pedro. Según el seleccionador, al canario sí le pesan sus palabras: “Ha expresado su desazón y su rabia. Pedro siempre ha sido un hombre correcto y ha dicho algo que ahora le pesa. Solo ha transmitido una realidad que afecta a los doce que no juegan”.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter