Cultura

Los obispos de Alicante, Castellón y Tortosa se suman el desagravio a la Virgen convocado por el Cardenal

Y expresan su unión y apoyo a los actos de desagravio “ante la grave profanación” de las imágenes

iV.com.- Los obispos de las diócesis de Orihuela-Alicante, monseñor Jesús Murgui; de Segorbe-Castellón, monseñor Casimiro López; y de Tortosa, monseñor Enrique Benavent, han escrito una carta conjunta a sus respectivas diócesis en apoyo al acto de desagravio convocado para este jueves por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ante la utilización sacrílega de las imágenes de Nuestra Señora de los Desamparados y de la Virgen de Montserrat, en una campaña de propaganda.

En su texto, titulado “Carta al Pueblo de Dios que peregrina en las diócesis de Orihuela-Alicante, Segorbe-Castellón y Tortosa”, y que firman de forma conjunta, los obispos expresan su unión y apoyo a los actos de desagravio “ante la grave profanación” de las imágenes e invitan “a todos los fieles” a participar en los actos “en honor de la Mare de Déu, Madre de la Iglesia y Patrona del Reino de Valencia”.

Igualmente, ruegan a “todos los sacerdotes y feligreses de nuestras diócesis, que no puedan desplazarse a Valencia, que se unan espiritualmente en sus comunidades y parroquias, rezando el Santo Rosario y celebrando la Misa Votiva de la Virgen María”.

Concluyen su carta los obispos afirmando que “el respeto de las personas, de su dignidad y de sus creencias es un pilar fundamental de la verdadera democracia y de una convivencia en paz”.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter