Deportes

Escándalo: Blatter reconoce que hay bolas calientes en los sorteos de la UEFA

El defenestrado ex presidente dice que este mecanismo en la FIFA nunca ha ocurrido pero sí a nivel europeo

iV.com.- El ex presidente de la FIFA Joseph Blatter, en una entrevista concedida al diario argentino La Nación, ha dejado dos confesiones que suponen un auténtico escándalo para el fútbol europeo y pone en duda la limpieza de los títulos de algún club español.

En la primera se deshace en elogios hacia Messi por encima de Cristiano Ronaldo y en la segunda reconoce que existen las bolas calientes en los sorteos.

"La Décima" del Madrid
“La Décima” del Madrid

Concretamente, Blatter asegura que “claro que es técnicamente posible. No existe en la FIFA, pero fui testigo de sorteos, a nivel europeo, en los que sucedió. Pero nunca en la FIFA. Claro que se puede hacer, pero en mi caso jamás”.

Blatter añade sobre el funcionamiento que “se ponen las bolas en el congelador. La mera comparación entre unas y otras y al tocarlas ya determina las bolas frías y las calientes. Al tocarlas ya se sabe qué hay”, concluye.

Una confesión de verdadero escándalo que merece una rigurosa investigación para dterminar la limpieza de las competiciones europeas de clubes.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter