Deportes

87-86: Valencia Basket sigue en la lucha por el título

El equipo valenciano gana en la prórroga al Madrid con triple increíble de Vives

MO/iV.com.-Valencia Basket ganó al Real Madrid (87-86) en el tercer partido de la semifinal de la Liga Endesa, en un emocionante final resuelto con una canasta del base Guillem Vives en los últimos segundos de la prórroga. La serie queda en 2-1 para los blancos, antes de la disputa del cuarto partido.

El equipo valenciano, que no podía contar con Rafa Martínez tras lesionarse en el primer encuentro, perdió en el primer cuarto a John Shurna y en el segundo a Antoine Diot, pero, espoleado por el apoyo de la Fonteta, se sobrepuso a tantos inconvenientes para sumar su primer triunfo de la serie pese al buen juego de Rudy Fernández y de Nocioni para el Real Madrid en el tramo final.

Pedro Martínez apostó por un quinteto inicial con dos aleros y el Madrid le copió para no ceder la iniciativa física, pero si en los locales fue uno de ellos, Fernando San Emeterio, el que tiró de los suyos, en los visitantes fueron dos triples de Sergio Rodríguez los que les impulsaron.

Con el choque igualado, una contundente falta de Maciulis a John Shurna acabó con una aparatosa caída del estadounidense, que se lesionó el codo derecho y tuvo que abandonar el partido y ser trasladado a un hospital.

Los de casa, encorajinados,  aplicaron mayor dureza en ambas canastas y, comandados por Sato y Lucic, llegaron al final del primer cuarto con una meritoria ventaja (25-19, m.10).

El Madrid cambió de estrategia y apostó por un quinteto más pequeño y más rápido y Sergio Llull se las arregló para, con sus propios puntos y los que generó, igualar el marcador en apenas unos minutos (32-32, m.15).

Más tarde, también Antoine Diot, que era duda por problemas musculares y que había jugado cinco minutos, no podía volver a entrar a la pista.

Dos triples casi consecutivos de Rudy Fernández y la tercera personal de Hamilton parecieron noquear Valencia Basket, pero una técnica al mallorquín, el buen trabajo de Trias, la casta de Sato y un par de acciones de Lucic, le permitieron volver a dar la vuelta al choque (47-45, m.20).

El partido se convirtió tras el descanso en un carrusel de fallos, con un par de triples aislados por cada bando. Dubljevic liberar a San Emeterio y el cántabro exhibió recursos de sobra y liderazgo para abrir brecha (61-52, m.28).

Pablo Laso apostó entonces por una tripleta exterior más pequeña, con una gran defensa de Gustavo Ayón y de la mano de Rudy Fernández y de Nocioni volvió a ajustar el encuentro a cinco minutos del final (67-66, m.35).

El equipo de visitante consiguió ponerse por delante, pero Valencia Basket aguantó con un gran Sato y volvió a empatar a falta de apenas un minuto (74-74, m.40) y una nueva sucesión de errores en ambas canastas llevaron el choque a la prórroga.

Cinco puntos consecutivos de Rudy Fernández en el primer minuto del tiempo extra dieron al Real Madrid la iniciativa en el tiempo añadido pero nuevamente Valencia Basket consiguió empatar a falta de dieciséis segundos.

Felipe Reyes falló uno de los dos tiros libres de los que dispuso y Vives se recorrió la pista y, aunque estuvo a punto de perder el control de la pelota, logró rehacerse y anotar casi desde el triple una canasta que supuso el triunfo de su equipo.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter