Opinión Valencia

‘A las mariscadas’

Antonio Gil-Terrón

Que una persona venida a menos, un arruinado, o un muerto de hambre, sea un revolucionario, es lo que toca; pero en esas situaciones no cabe hablar de idealismo, sino de necesidad, hambre, o – en muchos casos – cochina envidia.

Que un “don nadie” se disfrace de revolucionario para ver si así, caso de ganar “los suyos”, logra colocarse por vida de “jefe de algo”, es algo tan humano como despreciable.

No hablaré, porque no me apetece, de aquellos cantautores, bufones revolucionarios de masas, que se han hecho millonarios, con sus populistas canciones contra la pobreza y la desigualdad social. ¡Hay que tener la cara dura!

Un revolucionario idealista y honesto es aquel que teniendo prestigio, la vida resuelta y ninguna necesidad material por cubrir, lucha y arriesga lo que tiene, en aras de alcanzar una sociedad más justa, jugándose no solo su patrimonio, sino también la cárcel, e incluso la vida.

Personajes así, encontramos en la Historia de la Humanidad. Han sido pocos, pero haberlos los ha habido.

Lo paradójico del caso es que muchos de estos quijotes que perdieron sus vidas en el empeño, fueron sacrificados en altar de la diosa ignorancia, víctimas de las zafias y volubles masas analfabetas que ellos mismos, con sus palabras, habían alzado en armas.

¿Karma? ¿Justicia? ¿Injusticia? ¡Qué más da! Lo que sí está claro es que aquel que con infantes pernocta, defecado alborea.

Pues eso: Mateo, 7:6.

@elvelorasgado

print
Comentarios

Buenos días


Cáete siete veces y levántate ocho-proverbio japones.

PAGOS CON PAYPAL O TARJETA DE CRÉDITO (Pulsar Botón "COMPRAR AHORA" )

Colegio Regina Carmeli.- Paterna

Colegio Regina Carmeli.- Paterna

EL PLANTÍO

ES NOTICIA… Alcoy vuelve a rendirse a la espectacularidad de sus Entradas de Moros y Cristianos

ES NOTICIA… Alcoy vuelve a rendirse a la espectacularidad de sus Entradas de Moros y Cristianos


Alcoy ha revivido este domingo las batallas de la Reconquista con sus Entradas de Moros y Cristianos, declaradas de Interés Turístico Internacional. La coincidencia con el fin de semana y la meteorología, que finalmente ha respetado el día más llamativo de estos festejos, contribuyeron al lleno absoluto, con miles de personas que ocuparon al milímetro balcones y aceras de las principales calles del centro de la ciudad. Tras la primera Diana, que empezó cuando apenas rompía el alba, arrancó desde El Partidor la Entrada Cristiana, que este año corrió a cargo de la Filà Navarros. Desde lo más profundo de los bosques del norte, envueltos en un halo de misticismo, hicieron su entrada las tropas del Capitán, figura que encarnó el veterano festero José Vicente Jornet. Le precedieron grupos de amazonas y bailes de sobrecogedores aquelarres, así como imágenes tan espectaculares como las que dejaron los Zanpantzar, procedentes en este caso del pueblo de Ituren. Estos personajes tradicionales de la cultura vasca, que anuncian la llegada del carnaval agitando sus cuerpos de paja y sus cencerros, deleitaron al público con sus movimientos y contundentes sonidos.
elmundo.es

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

Sígueme en Twitter