Actualidad

Muere el piloto de Moto2, Luis Salom

El mallorquín del equipo Stop and Go sufrió una caída a falta de 25 minutos para el final de la segunda sesión de entrenamientos libres

Luis Salom ha fallecido tras el grave accidente que sufría en los segundos entrenamientos de Moto2 en el GP de Cataluña.

El piloto de Moto2 sufrió un grave accidente a falta de unos 25 minutos para el final de la FP2, y tuvo que ser atendido rápidamente en el trazado catalán al permanecer tendido en el suelo tras el golpe.

En un primer momento se pensó en evacuarlo en helicóptero pero finalmente se decidió hacerlo en ambulancia.

El accidente se produjo en la curva 12, en un punto muy rápido del circuito, al que Salom pudo llegar a una velocidad de 160 kms/hora. Se vivieron momentos de tensión, confusión y angustia en el lugar del accidente.

Plano circuito de Cataluña
Plano circuito de Cataluña

A medida que avanzaba el día se anunciaba la convocatoria de una rueda de prensa para anunciar el estado de Luis Salom.

Éste era el comunicado que leían los médicos del circuito: “Después del incidente en la sesión de entrenamiento con mucha tristeza tenemos que anunciar que Luis Salom ha muerto”.

Cuando se ha producido el accidente han sacado bandera roja, después que cayera en la curva 12.

Dos coches y dos ambulancias acudieron al lugar para poder tratar al piloto de 24 años. Debido a las complicaciones y severidad de su estado se tomó la decisión de llevar a Luis Salom al hospital más cercano, el Hospital General de Cataluña. “Entró en quirófano, pero pese a los esfuerzos médicos, ha muerto a las 16.55”.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter