Deportes

6-1. Un rival que no despeja dudas

Victoria plácida de España ante Corea del Sur en un amistoso en el que Del Bosque hizo muchas pruebas para la Eurocopa / Silva abrió el marcador con un golazo, Nolito y Morata anotaron a pares y Cesc se unió a la goleada

iV.com.- España venció sin ningún problema a Corea del Sur en el segundo amistoso de preparación para la Eurocopa de Francia. Un partido en el que ya se comenzó a ver el bloque que defenderá en tierras galas el título conquistado en 2012 en Kiev.

De los 23 que están en la lista para la Euro, 19 estaban en Salzburgo y Del Bosque dio muchas pistas de lo que va a ser su equipo tipo en Francia. Dejando a un lado el debate de la portería –Casillas fue el elegido esta tarde–, del once que sacó Del Bosque, todo apunta que seis de ellos son fijos y los cambios serían Juanfran por Bellerín, Ramos por Bartra, Jordi Alba por Azpilicueta y Busquets por Bruno.

Un equipo en el que Nolito y Morata, en sustitución del artífice de la clasificación e injustamente fuera de esta Eurocopa, Paco Alcácer,  serían las novedades con respecto a las últimas grandes citas de la selección.

Y aunque Corea del Sur no tiene el nivel de los rivales con los que España se va a encontrar en la Eurocopa, para el seleccionador lo importante es que  los jugadores recuperen el nivel competitivo y físico, además de probar sistemas de juego.

En Salzburgo, probó con un centro del campo ofensivo con Bruno, Iniesta y Cesc en la primera parte y en la segunda, con uno con más control de balón con Busquets, Bruno y Thiago. Con unos y con otros, España fue muy superior a una Corea que le puso ganas en la primera parte, pero sólo con eso no basta para ganar a una selección que comenzó apagada y en la que se vio que Silva, Cesc y Nolito, los que llevan desde el primer día con la Roja, estaban mejor físicamente.

Todo cambió en el minuto 30 cuando David Silva marcó un golazo de faltaque significaba el 1-0. Un minuto después, Morata aprovechaba un fallo del portero asiático para darle el 2-0 a Cesc y en el 38’, Nolito marcaba el 3-0 tras un pase de Azpilicueta. En ocho minutos, España había cerrado el encuentro.

Cambios

Con ese 3-0 se llegó al descanso y la segunda mitad comenzó con cuatro cambios en la Roja y España no sólo no notó esas rotaciones, si no que marcó dos goles más en los primeros ochos minutos. Morata puso el 4-0 en el 50’ y Nolito –el gran protagonista de los dos primeros amistosos de España con sus goles–el 5-0 en el 53’ tras una gran jugada de Bellerín.

Una manita que mostraba bien a las claras la notable superioridad hispana ante una Corea del sur que quiere jugar al toque y con velocidad, pero que es excesivamente blanda atrás y muy inocente arriba. Del Bosque siguió con sus pruebas y puso a Aduriz por Piqué. Bruno pasó a ser central y España, a jugar con un 4-4-2 con Morata y Aduriz como pareja atacante.

El partido ya estaba más que sentenciado pero Corea del sur no desistió en su búsqueda del gol. Aprovechando que la zaga española ya no era tan contundente como con Piqué, los asiáticos estuvieron cerca de marcar, pero no era su tarde para batir a Iker Casillas que se fue ovacionado por la afición cuando dejó su puesto al debutante Sergio Rico. El del Sevilla sí que encajó en el minuto 80 el gol de Se Jong Ju, cuyo disparo dio en el pie de Bruno, que era el 5-1 y que fue celebrado por la grada como si de un título se tratase. El partido lo cerró Morata con el 6-1 definitivo tras un fallo del meta coreano.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter