Deportes

Alonso acaba quinto en un GP de Mónaco con múltiples incidentes

El asturiano batalló con Rosberg para defender su posición / Hamilton logró el primer triunfo del año con una estrategia arriesgada en boxes

iV.com/MD.- Aunque lejos del ganador Lewis Hamilton, el ‘otro vencedor’ en Mónaco fue el español de McLaren. Y es que Fernando Alonso lo volvió a hacer. El de Oviedo sacó su varita mágica para ser quinto en Mónaco con un coche muy inferior a lo esperado. ”La lluvia crea incertidumbre y hay que arriesgar”, expresó el asturiano instantes antes de la carrera. Y vaya si lo hizo.

Tras su sexta posición en Sochi, Alonso vuelve al milagro y con esta quinta plaza iguala su mejor posición con un McLaren, lograda el pasado mes de julio en Hungría (otro circuito lento). Tras la fuerte lluvia del inicio, y en medio de coches de seguridad, toques, choques contra el muro, batallas entre pilotos y el baile en boxes, Fernando Alonso volvió a ser el más listo de su clase. El español ganó gran parte de los puntos logrados este domingo al cambiar neumáticos pronto, en la vuelta 15 para montar mixtos, y al poner los superblandos en la 33, saliendo quinto en pista.

A partir de entonces, el español defendió su posición con uñas y dientes y consiguió mantener detrás a todo un líder del mundial como Nico Rosberg, haciéndose muy ancho en las estrechas calles del Principado ante el piloto germano, que finalmente perdió una posición en la última vuelta en detrimento de Hulkenberg.

Antes, el de Mercedes incluso pudo adelantar al bicampeón del mundo en la bajada del túnel, pero tuvo que devolverle la posición al ovetense al saltarse la chicane. Alonso obligaba a Rosberg a ir al límite y el de Oviedo volvió a recordar a aquel joven que con un Renault muy inferior logró mantener a raya a todo un Schumacher en Imola. Aquella vez luchaba por la primera plaza, pero esta quinta posición, en el contexto que se ha producido, bien sabe a victoria.

De nuevo, Alonso logró colocar a McLaren en una posición que los de Woking no merecen. Ya lo hizo en el GP de Rusia con la sexta plaza, y tan sólo Grandes Premios después mejoró la gesta. Se esperaba mucho más del paquete aerodinámico estrenado en Barcelona y mejorado en los tests. Boullier (una vez más)creó enormes expectativas creyendo que Alonso podía ser sexto. Pero si consiguió finalmente ser quinto fue por sus manos y su gran astucia, y no por las mejoras insuficientes de su McLaren-Honda.

Ricciardo tira la carrera ante un Hamilton que se arriesgó

Hamilton salió a por todas, arriesgando como el que más en la estrategia. El inglés logró su segundo triunfo en Mónaco y su primera victoria del año en la calle de boxes. El británico decidió no entrar a boxes para poner intermedio, evitando un paso que sí dieron sus rivales por el triunfo.

El inglés podía haber entrado por los 32 segundos de ventaja que tenía con Rosbeg, pero lo que quería era ganar, y para ello se tiró un farol que se convirtió en la mano ganadora. Parecía haberse equivocado y sufrir undercut respecto Ricciardo, que volaba en pita tras él.

Carlos Sáinz
Carlos Sáinz

Pero la estrategia le salió redonda a Hamilton, montando ultrablandos cuando secó la pista ante un Ricciardo que apostó por los superblandos. Precisamente, fue el australiano el que terminó por tirar una carrera que parecía que podía ganar. Fue en boxes, cuando los mecánicos no tenían preparados los superblandos con los que debía preparar su asalto al liderato de la carrera, perdiendo un tiempo clave.

Hamilton logró mantenerse en pista con los ultrablandos casi 50 vueltas, más de 20 por encima de lo que se esperaba que podía aguantar este compuesto, aguantando las acometidas de Ricciardo y ganando el Gran Premio. En su triunfo sólo hay un pero, una acción polémica en la que pudo ser sancionado tras saltarse la chicane posterior a la bajada del túnel, evitando así que el de Red Bull le pasara.

Cabe destacar la carrera de  ‘Checo’ Pérez, que subió de nuevo al podio después de hacerlo en Sochi en 2015 (tercero) y Bahrein en 2014 (tercero). El mexicano fue el primero en deshacerse del compuesto intermedio junto a Ricciardo, lo que le hizo lograr el podio terminando con un neumático blando que le dio un muy buen rendimiento.

Sainz, de nuevo en los puntos

Carlos Sainz entró en boxes en la vuelta 22, pero un problema en su pit stop, demasiado lento, le complicó la carrera. Pese a ello, siguió luchando y consiguió mantener la séptima plaza, quedó lejos de Vettel y Hulkenberg en la lucha por la sexta y quinta posición. El español tenía buen ritmo, pero se vio superado por Rosberg. de esta manera, el español sigue puntuando y vuelve a pasar por encima de su compañero Kvyat, que con problemas eléctricos al inicio, terminó estampando su Toro Rosso con un adelantamiento ‘suicida’ sobre Magnussen. “¿Qué cojones hace?”, fue la pregunta del danés por radio al ver que su carrera se terminaba por culpa de otra acción polémica del ruso.

Verstappen, superado por Mónaco

Max Verstappen pasó de estar en el cielo en el GP de España, a vivir un auténtico infierno en Mónaco. El holandés no pudo aguantar la presión y terminó su espectacular remontada (luchaba por la novena plaza tras salir desde el pit lane) con su coche estampado en los muros de la curva de Jules Massenet. Precisamente, el mismo punto en el que dio por finalizada la FP3 el sábado. De esta cruel manera, Mónaco hace que Verstappen vuelva a tocar con los pies en el suelo.

print
Comentarios

Buenos días


La ignorancia es el peor enemigo de un pueblo que quiere ser libre. (Jonathan Hennessey)

ES NOTICIA… México sorprende al campeón del mundo

ES NOTICIA… México sorprende al campeón del mundo

A Kimmich se le iba cayendo el escudo de campeón del mundo. No lo tenía bien cosido a la camiseta o era una metáfora de lo que estaba ocurriendo en el Luzhniki, que fue la mismísima plaza del Zócalo por la irrupción atronadora de México en el Mundial. El equipo de Osorio, letal en el primer tiempo y sufrido en el segundo, montó una fiesta con mariachis y todo para celebrar su histórico triunfo ante Alemania (0-1), a la que nunca había ganado. Los germanos, que siguen en crisis, pagaron su fragilidad en el primer periodo, abrumados por la velocidad mexicana. Cuando recuperaron la pelota en el segundo tiempo, cuando buscaron la portería con su genética insistencia, a no tuvieron puntería ni demasiadas ideas. Y se la pegaron.

marca.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter