Opinión

Comercial, un trabajo duro

Manuel Huerta

Es fácil caer en la frustración y en el desánimo. El trabajo de comercial es, seguramente, uno de los menos agradecidos y en los que es fácil caer en el desánimo, cuando día tras día la venta no llega. El área comercial ha generado un importante volumen de ofertas de empleo en los últimos años, debido a la necesidad de las empresas de vender más, de alcanzar mayores objetivos para superar la crisis. Oportunidad.

Aunque puede parecer una profesión sencilla que cualquiera puede llevar a cabo, la de comercial requiere una preparación y ciertas habilidades, ya que se trata de un empleo emocionalmente muy duro. Para tratar de evitar el desánimo, hay que poner en práctica mecanismos que permitan controlar los pensamientos negativos durante el ejercicio de la actividad. Equilibrio.

La obsesión del comercial es, sin duda, los resultados. Nos movemos atrapados por números y por objetivos. Por eso, es recomendable centrarse en las variables controlables y no en las que no se puede controlar. No se puede controlar vender un servicio o firmar un contrato pero sí realizar 50 llamadas de concertación en un día o sí se puede controlar el realizar bien todas las etapas de la venta y no obsesionarse en exceso con la venta final. Constancia

El comercial debe ser consciente de que, en muchas ocasiones, aunque realice bien su trabajo, no logra que salgan bien las cosas. Que el mundo no es nada justo, es una mentira muy extendida. Si algo se hace bien no por ello llega necesariamente el éxito. El profesional de la venta debe quitarse este peso de sus hombros y ser realista: el mundo no es justo, pues bien pero no por ello hay que caer en la negatividad. Análisis.

La venta es un servicio al otro, un aspecto que no se debe olvidar. Se trabaja para que la otra persona disponga de un servicio que va a satisfacer su demanda. Hay que trabajar la actitud de servicio. El hecho de querer lo mejor para el interlocutor y que de por sí ya sea motivante, el poder satisfacer necesidades del otro. Implicación

No hay que dejarse dominar por la mente cuando las cosas no van bien. En este sentido, es clave practicar el control mental, porque cuando las cosas no salen como queremos tenemos tendencia a obsesionarnos, sentirnos culpables y entrar en espirales de pensamientos negativos. Hay maneras de practicar el control mental para que no sea nuestra mente más ‘masoca’ la que nos domine. Fortaleza.

Al final la venta es estadística. Si se ha tenido un día muy duro hay que pensar que, en realidad, se está sembrando para cuando llegue el sí. De X visitas o llamadas, un porcentaje muy bajo se convierte en ventas. Por este motivo, es esencial tener presente que los ‘noes’ forman parte del proceso natural de la venta. Regularidad

print
Comentarios

1 Comment

Haga clic aquí para publicar un comentario

  • Aquel que trabaja con sus manos es un obrero, Aquel que trabaja con sus manos y la mente es un artesano, Y aquel que trabaja con sus manos, la mente y el corazón es un Comercial

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter