Actualidad

Una explosión fulminante o un sabotaje ganan fuerza entre las hipótesis

¿Cómo puede desaparecer un avión en pleno vuelo sin dejar rastro? La pérdida de contacto total con el avión de Egyptair, que se ha estrellado este jueves en el mar Mediterráneo con 66 personas a bordo, despierta dudas entre los expertos

iV.com/Medios/Ag.- La desaparición del vuelo MH370 de Malaysia Airlines en marzo de 2014, que continúa envuelta por el misterio a pesar de que ya hayan sido recuperados restos de la aeronave en el Índico -en este caso, un Boeing 777- es el referente más cercano.

Sin embargo, hay muchas diferencias entre los dos siniestros, comenzando por que el avión malasio se perdió en un área vastísima del sur del Índico que hizo imposible encontrar las cajas negras del aparato. En el caso actual, el Airbus 320 de Egyptair ha caido en el mar Mediterráneo, una zona geográfica mucho más delimitada, lo que incrementa las posibilidades de recuperar las cajas negras y así conocer con exactitud qué es lo que ha ocurrido.

Tanto Egipto como Francia han dicho que no se puede descartar ninguna hipótesis, incluida la terrorista, en el caso del Airbus 320 que cubría la ruta París-El Cairo y cuyos primeros restos han sido hallados 50 millas al sureste de la isla griega de Kárpatos.

La posibilidad de que se trate de un nuevo ataque terrorista ha estado sobre la mesa desde que se conoció la desaparición del avión, aunque por el momento ningún grupo extremista ha reivindicado su derribo. La ausencia de mensajes de socorro desde el aparato es una de las principales pistas que induce a pensar así. De confirmarse, asestaría el enésimo golpe de gracia a un sector turístico que agoniza, destruido por los zarpazos del terrorismo islámico.

Un ataque terrorista, “más probable” que un fallo técnico

El ministro egipcio de Aviación Civil, Sherif Fathy, ha señalado que la hipótesis de un “ataque terrorista” es “más probable” que la de un problema técnico para explicar el siniestro, mientras que el Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB, antiguo KGB) ha afirmado que todo apunta a un atentado terrorista.

El A320, fabricado en 2003 y con 48.000 horas de vuelo acumuladas, según Airbus, desapareció del radar a las 2.40 hora local cuando volaba a una altitud de 37.000 pies (unos 11.000 metros) y los controladores aéreos no pudieron contactar con la tripulación.

Con estos datos, el portavoz del departamento técnico del Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (Sepla), Agustín Guzmán, ha señalado que “un avión de 2003 con un mantenimiento adecuado en principio no debería tener ningún fallo catastrófico que llevara a la pérdida de contacto”.

Pérdida de comunicación fuera de lo común

Las posibles causas de esta desaparición -continuó Guzmán- son que se apague desde la cabina manualmente el sistema de comunicación de radar -transpondedor-, un fallo en el suministro eléctrico o un fallo en el propio sistema.

En el avión hay además un segundo equipo de comunicación por radar, por lo que “no es común” que se produzca un fallo en los dos y se dé esta pérdida total de comunicación, según Guzmán. “Seguramente algo catastrófico ha ocurrido”, ha subrayado el portavoz del departamento técnico de Sepla, que no ha querido aventurarse con ninguna hipótesis.

Un comandante retirado, con unas 15.000 horas de vuelo y seis años de experiencia pilotando un A320, ha explicado por su parte que si se ha producido un fallo técnico, desde esa altura de 37.000 pies el avión puede tardar todavía unos 20 minutos en estrellarse y durante ese tiempo sigue emitiendo una señal que es captada por los radares.

“Si desaparece de repente del radar se puede deber a una explosión que desintegre el avión o que se haya apagado el sistema de comunicación de radar”, ha dicho esta fuente, que ha preferido mantener el anonimato.

Ruta del avión MS804 de EgyptAir, con 56 pasajeros a bordo y 10 tripulantes
Ruta del avión MS804 de EgyptAir, con 56 pasajeros a bordo y 10 tripulantes

Una explosión por causa técnica “no se contempla”

El piloto retirado ha reconocido que es “muy raro”, y que de hecho “no se contempla”, que se registre una explosión a causa de una avería técnica o por la ruptura en una zona del aparato que provoque una descompresión rápida.

Además, de apagarse o estropearse el sistema de comunicación por radar, la tripulación podría de todas formas haber mantenido contacto con los controladores aéreos, algo que tampoco ocurrió. Incluso, en caso de que falle todo el sistema eléctrico, el avión cuenta con baterías que permiten la comunicación con los controladores, ha agregado el comandante.

Más allá de una acción deliberada, apenas queda margen para que se produzca una explosión a bordo de un avión comercial. Hay cuatro posibles causas, todas ellas altamente improbables. La primera sería una fatiga de los materiales que hubiese originado una descompresión explosiva con pérdida de fuselaje. También podría haberse producido una explosión de los motores o de los depósitos de combustible. Y, finalmente, el accidente podría haber estado provocado por una carga potencialmente inflamable o explosiva transportada en las bodegas (como baterías de litio).

El análisis de las cajas negras, fundamental

Pese a las complejas circunstancias, Guzmán ha insistido en que no se puede afirmar con los datos que se tienen hasta el momento que se trate de un ataque terrorista y que habrá que esperar al análisis de las cajas negras.

En ocasiones los accidentes se producen por “causas extrañas”, por lo que es necesaria una investigación seria y no dejarse llevar ni siquiera por la hipótesis que parezca predominante, ha apuntado.

Los temores a un ataque terrorista se deben al antecedente del aparato ruso que se estrelló en octubre pasado en la península egipcia del Sinaí con 224 personas a bordo. El grupo terrorista Wilayat Sina (Provincia del Sinaí), la filial egipcia del Estado Islámico, asumió la autoría del derribo del avión y explicó que colocó una bomba en su interior.

Las autoridades egipcias negaron durante meses que estuviera confirmada la hipótesis del atentado terrorista, pese a que Rusia afirmó que esa era la causa poco después del siniestro.

En esta ocasión, ningún grupo yihadista ha reivindicado una acción terrorista, aunque circula un vídeo en las redes sociales en el que se aprecia un avión en llamas perdiendo altitud.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter