Opinión

Ya llegan

Juan E. Daroqui / ECONOMISTA

Según nos cuenta nuestro ínclito (qué querrá decir ínclito) ministro del interior Jorge Fernández Díaz, tras solicitarlo insistentemente durante mucho tiempo, a finales de este mes de mayo llegarán 87 refugiados procedentes de Grecia. ¡Aleluya!

Y no solo eso, a principios de junio llegarán 63 más, lo que sumarán los 150 refugiados que nuestro gobierno viene solicitando acoger, con insistente insistencia desde el 1 de marzo. Hasta entonces la insistencia había sido inconstante, por eso no le habían hecho caso.

Todo esto sin contar a Osman y su familia que, por suerte, ya hace unos días que están entre nosotros gracias a Bomberos en Acción y a las más de 150.000 firmas recogidas para poder traerlo. Si los tenemos en cuenta el número es mayor, claro.

Pues nada, celebremos que ya falta menos para acoger a los 17.600 refugiados a los que se comprometió nuestro gobierno allá por septiembre de 2015, solo quedan 17.450. El compromiso de la Unión Europea fue distribuir unas 160.000 personas de las llegadas a Grecia e Italia, del millón largo que han llegado. La realidad es que solo se ha reubicado a 1.145 personas de las 160.000. Con estas cifras podemos constatar la eficacia de nuestras instituciones europeas en el tratamiento de problemas urgentes. A este paso quien sabe cómo acabará todo esto, vista la capacidad de reacción de la Comisión ante necesidades imperiosas.

¿Se puede ser más ineficaz?.

Como no podría ser de otra manera, nuestro ministro ha afirmado que la culpa no es de nuestro gobierno, que como todos hemos visto y comprobado, pone todo su interés en solucionar el problema de los refugiados, la culpa es del procedimiento establecido por las autoridades comunitarias y de los países donde están los refugiados, como Grecia por ejemplo, que no hacen más que poner trabas para la acogida, ya sabemos cómo son estos griegos.

Es sorprendente como se le echa la culpa a las autoridades comunitarias, o a Europa en general, como si nosotros no tuviéramos nada que ver con esas autoridades, o como si nosotros no fuéramos europeos (Alex Grijelmo escribió una estupenda columna  al respecto). Es como si el gobierno de la Generalitat Valenciana le echara la culpa de casi todo a España. ¿Acaso somos chinos?.

Todo este asunto de la acogida se lía mucho más desde que se firmó el vergonzoso acuerdo con Turquía. Un país donde llevan muy derechos a los humanos, como palos, o a palos si hace falta, al dictado de lo que dice el gobierno de Tayyip Erdogán. Lo de los derechos humanos es otra cosa.

Lógicamente el acuerdo de la vergüenza lo firmó la Unión Europea y nuestro gobierno de cuerpo presente no tiene responsabilidad alguna. ¡Qué va!, “siguió” al pie de la letra el pacto establecido al respecto en el congreso de los diputados. ¡Cómo no!.

Bueno, pues esperemos que sea verdad lo que nos cuenta el ministro y aunque en un número mísero, vayamos aliviando algo el sufrimiento de algunos seres humanos.

Como dijo Santo Tomás, si no lo veo no lo creo.

@Rutiguer_JED

print
Comentarios

Noticias Relacionadas

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La educación es un ornamento en la prosperidad y un refugio en la adversidad. (Aristóteles)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter