Opinión

Días y días

Susana Gisbert

Ya lo hemos comentado otras veces. Hay días temáticos para todos los gustos. Pasa como el santoral, que tienen que juntarse más de uno porque el almanaque no da más de sí. Al menos, hasta que a cualquier espabilado le dé por cambiarlo, que nunca se sabe.

Y esta semana pasó eso. Se nos juntaron en un mismo día dos motivos de reivindicación o celebración. El día de Internet y el día contra la homofobia, la transfobia y la bifobia. Que, por cierto, ya le podían haber buscado un nombre más corto –por más que quiera integrar todas las realidades- , que no me cabe en un tuit. Ni en muchas cabezas, dicho sea de paso.

Y hete tú aquí que me ponen en el disparadero de qué elegir como tema de mi artículo, una cosa u otra. Porque ambas me parece que merecen unas líneas, cada una por sus motivos. Pero, como quiera que soy una columnista de recursos, ahora voy y los junto. Y no porque me dé la gana, que también. Sino porque existe mucha relación. Pasen y lean

Internet ha cambiado nuestra vida. Ha variado el modo de comunicarnos y el modo de buscar información, y también la rapidez con la que se difunde cualquier cosa. Y eso, que es fantástico, se puede convertir en un arma de doble filo en determinados casos. Y, por desgracia, pasa

Precisamente, el odio a lo diferente encuentra un vivero apto en Internet, y más concretamente, en las redes sociales. Los chistes sobre homosexuales que antes se hacían en corrillos o cafés –y ahora también- se expanden en las redes tratando de ridiculizar al otro. Pero, por suerte, la mayoría de las personas tenemos criterio propio y acabamos concluyendo que quien hace el ridículo es quien pretende ridiculizar al otro.

Me siguen asqueando profundamente todas las muestras de intolerancia. Es más, corrijo. Me asquean cada día más. Así que hoy voy a aprovechar esta coincidencia en día temático para tratar de hacer un canto al buen uso de las redes. O mejor dicho, a uno de sus muchos posibles buenos usos.

Aprovechemos la difusión que supone internet para hacer un ejercicio de tolerancia. No en el día que toque, sino todos los días. Porque probablemente sigamos utilizando las redes el resto de días del año. Pero, probablemente también, no seguiremos haciendo el resto de días del año manifestaciones a favor de la igualdad. Y deberíamos.

Así que mi propuesta de hoy es esa. Igual que usamos los 365 días del año Internet, aunque no sea el día asignado para ello, usemos también los 365 días del año el traje de la igualdad y la tolerancia. Que ambas cosas combinan de maravilla.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter