Opinión

Es la libertad, estúpido

Pedro Hermosilla

A ver, a ver, calmémonos. Lejos de mi intención, insultar a nadie, no lo hago nunca. Aunque a veces me cueste frenar la bilis que sube hasta la frontera que marcan mis labios. En tales ocasiones, respiro, ensalivo y la trago otra vez para adentro en tributo a las buenas maneras y a la corrección política y tal.

Una vez dentro la bilis corre libre como una comadreja, lejos de la desaprobación social; y allí,-ella, que no yo-, arremete improperios irreproducibles aquí, contra tirios y troyanos a su libre albedrío, “toa loca, nano”. Las Bilis son como las Chonis: Caris incontrolables, alegres y que van “a full”.

Lo de “estúpido” viene de la sublime frase “The economy, stupid”, criatura nacida del cabolo de James Carville, asesor de Bill Clinton (el de la Lewinsky y el saxofón), en la campaña contra George Bush (papá).

Ni siquiera me refiero a nadie en concreto, no vayan a mosqueárseme en el Sanedrín laico, republicano, progresista, progresivo y libero-hortera de la pradera siberiana.

Sucede que el domingo que viene se van a juntar en la Plaza de la Virgen una marea de gentes con la “trasnochada y reaccionaria” pretensión de que les dejen matricular a sus hijos adónde les rote (y no adónde le rote al comegambas de turno); ciudadanos que pagan sus impuestos para sostener colegios que a ellos les gustan (por eso los eligen) y en los que confían para ayudarles a educar y formar a sus cachorretes de la manera que ellos estimen oportuna (y no de la manera que le parezca oportuna al iletrado calientasillas de turno).

Allí estarán y espero que lo hagan de una manera pacífica, sin ofender a nadie y sin estar en contra de nada, que aquí cabemos todos. Sólo piden que les dejen la libertad de elegir, respetando la elección de los demás.

¿Qué tenéis en contra de la libertad? ¿Ustedes sí pueden pagar una educación privada a 700 mortadelos al mes?. Pues hay gente que no, ¿no lo veis? ¿Por qué no construís una educación pública de calidad, la misma que os habéis cargado, erre que erre , con vuestras leyes educativas de la señorita Pepis, en vez de arremeter contra quienes,- a la vista de los resultados y de la ocupación de los centros-, intentan hacer su trabajo lo más dignamente posible sin meterse con nadie?

¿Por qué no empezáis dando ejemplo y matriculando a vuestros hijos en colegios públicos? ¿Por qué no dejáis a la gente en paz? ¿Qué tenéis en contra de los que piensan distinto de vosotros?. Eso tiene un nombre; lo dejo que me está subiendo la bilis por el esófago y viene “Toa loca nano, a full, ¿vale?”.

@pherza71

print
Comentarios

1 Comment

Haga clic aquí para publicar un comentario

  • Curioso que esta gente que quieren poner en marcha los delitos de odio, son los que odian a los que no pensamos cómo ellos quieren que pensemos. Rencorosos, vengativos y sectarios, quieren imponerse a través de algo de tanto “progreso” cómo el nacional-sindicalismo del asesino Hitler. Puros fascistas. Pero yo confío en la salud democrática de esta sociedad que no tardará de mandarlos a las cloacas en donde son tan felices y se mueven tan bien.
    PD.- Magnífico artículo, señor Hermosilla

Buenos días


La educación es un ornamento en la prosperidad y un refugio en la adversidad. (Aristóteles)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter