Opinión

Alcácer

Manuel Huerta

Para un buen aficionado, medianamente entendido, es indignante. Una lista increíble, si me apuran, de un trasnochado. Vicente del Bosque está de vuelta de todo, le importa un comino el rendimiento del equipo nacional y está únicamente pendiente de la manipulación y el trato de la prensa capitalina.

Entre madridistas, atléticos y barcelonistas, el seleccionador convoca para Francia un bloque de 14 futbolistas, la mayoría de ellos, con más de 60 partidos en sus espaldas. Ya le pasó en el Mundial de Brasil. No fue capaz de renovar el equipo, cómo tampoco ahora, y así nos fue. Y, ojalá me equivoque, así nos irá en Francia 2016.

Pero es que además, ésos 14 jugadores lo han ganado todo o casi todo en su carrera, lo que sin duda lastra el hambre de triunfo que, ojo, en pleno mes de junio, puedan tener. Los Casillas, Sergio Ramos, Busquets, Piqué, Juanfran o Pedro,  ya no están para dar el cien por cien en una fase final de Eurocopa.

Y de forma muy comprensible, si tenemos en cuenta el ninguneo de los medios de comunicación afines al técnico sobre el delantero del Valencia Paco Alcácer, ha preferido a Morata y a Lucas Vázquez (además de Adúriz) para la gente que a priori, es la encargada de golear.

Alcácer ha sido el artífice de la clasificación de La Roja en la fase de grupos, 4 goles. Alcácer es técnicamente, mejor futbolista que Adúriz, Lucas Vázquez o Morata. Alcácer, dentro del área, es mejor rematador que los otros tres. Es mejor pasador, mejor finalizador.

Pero es que si Alcácer, en lugar de tener que recibir balones, -casi siempre de espaldas a portería-, de Parejo, Enzo Pérez, Javi Fuego o Danilo Barbosa, los recibiera en Liga de Andrés Iniesta, de Lucas Modric o de Koke, Saúl o Gabi, o de Thiago Alcántara, o de Pogba en la Juventus, sería un hombre de 40 goles por temporada.

Paco Alcácer está en la selección de toda la vida, desde antes que el propio Del Bosque. Nunca dió un problema, muy al contrario, un tío que hace vestuario. Artífice de la mejor Sub-21 de la historia, en la que nunca dejó de golear; lo pasó a la absoluta cuándo comprobó el fracaso de Diego Costa o Soldado en Brasil.

¿Y ahora?. Pues ahora lo de siempre, miedo a la presión de los insufribles medios y adyacentes de la meseta. Han estado “vendiendo” al tiernecito Morata toda la temporada. Alcácer no existía. Luego le “enchufaron” a Adúriz. Y ahí están, con una falta total de criterio por parte del míster.

Y este pobre hombre, Vicente del Bosque, buena persona dónde las haya, antes buen entrenador de equipos, ahora “pasota” pensando en la jubilación, prefiere la “amabilidad” de los De la Morena, González, Lama, Castaños, Ares, Segurola, Relaño, Roncero, Ortego, Rivero, Suárez, o el iracundo Roberto Gómez, antes que contrariar a los informadores hinchas del Bernabeu o el Calderón y a sus jugadores favoritos.

Que Paco Alcácer se quede fuera de la Eurocopa es un sin sentido, el triunfo de lo ilógico, la negación del gol y la renuncia a la victoria. La actual campeona se presentará en los estadios galos coja, diezmada por la sumisión intolerable del que menos esperábamos, cruel servilismo a la prensa con la que convive.

Porque ¿acaso alguien duda de que los 13 goles del delantero del Valencia, marcados en el Madrid, Barcelona o Atlético, hubieran sido suficiente salvoconducto para la cita europea?. Claro que no y por el mismo motivo.

No, no es el poder de la prensa. Es la comodidad, la aceptación al ‘mamoneo’ y la falta de valentía que tuvo Luis Aragonés con Raúl en su día. Es una catástrofe para La Roja, una pena para los aficionados.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

Consigue tu polo conmemorativo del Centenario del Valencia CF

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter