Entretenimiento

El negro que le tocó un huevo a Hitler (parte dos)

Pedro Hermosilla / HISTORIA PARA UN RATICO

Owens tuvo que luchar contra sus compañeros en las pistas, contra la propaganda de Goebbels y contra el racismo imperante en su propio país. No estaban dispuestos a dejarle participar en el 4 por cien a pesar de tener la mejor marca. Se coló gracias a que se ‘coscaron’ que dos de los velocistas americanos eran judíos y le producían bastante más urticaria al pequeño bigotitos y los suyos.

En la competición de salto de longitud fue su máximo rival, un alemán de esos que le molaban al Führer ( 1.90,rubio, ojos azules…en fin ya podéis imaginar su gracia, Carl Ludwig ). Fue precisamente él, el que le aconsejó el modo de saltar, puesto que peligraba su clasificación para la final: Jesse Owens apuraba demasiado en el salto y ya le habían señalado dos nulos (alguno de ellos dudoso…los jueces eran alemanes).

El atleta alemán fue a calmarlo y le aconsejó batir de más lejos, buscar la clasificación y dejar la marca para los saltos de la final. Así lo hizo y saltó a más de 10 cm de la tabla del nulo, clasificándose. En la final consiguió un salto de 8,06 m. estableciendo un récord que se mantuvo durante 24 añazos, batiendo los 7.87 metrazos de su ya amigacho alemán. Por cierto que fue el primero en felicitar a Owens con un abrazo y levantándole el brazo señalándolo como campeón. Por cierto que Hitler se salió del estadio para no verlo.

Por cierto que al bueno de Carl lo obligaron a combatir en la Segunda Guerra Mundial, cuando los atletas de élite germanos estaban exentos, muriendo en combate en Sicilia. Por cierto que Owens fue héroe en todo el mundo menos en su país, hasta el presidente Roosevelt le negó la mano, no le contrataban las marcas publicitarias y todavía no podía sentarse en los asientos delanteros de los autobuses en su propia tierra. Por cierto que los homenajes a estos dos atletas se celebraron, para variar, después de que murieran. Y por cierto que la marca de 4 medallas olímpicas solo pudo ser superada en 1984 por otro americano …y negro (lástima que no lo viera Hitler y Goebbels desde el infierno), Carl Lewis: “El Hijo del Viento”.

 

print
Comentarios

Buenos días


Cáete siete veces y levántate ocho-proverbio japones.

PAGOS CON PAYPAL O TARJETA DE CRÉDITO (Pulsar Botón "COMPRAR AHORA" )

Colegio Regina Carmeli.- Paterna

Colegio Regina Carmeli.- Paterna

EL PLANTÍO

ES NOTICIA… Alcoy vuelve a rendirse a la espectacularidad de sus Entradas de Moros y Cristianos

ES NOTICIA… Alcoy vuelve a rendirse a la espectacularidad de sus Entradas de Moros y Cristianos


Alcoy ha revivido este domingo las batallas de la Reconquista con sus Entradas de Moros y Cristianos, declaradas de Interés Turístico Internacional. La coincidencia con el fin de semana y la meteorología, que finalmente ha respetado el día más llamativo de estos festejos, contribuyeron al lleno absoluto, con miles de personas que ocuparon al milímetro balcones y aceras de las principales calles del centro de la ciudad. Tras la primera Diana, que empezó cuando apenas rompía el alba, arrancó desde El Partidor la Entrada Cristiana, que este año corrió a cargo de la Filà Navarros. Desde lo más profundo de los bosques del norte, envueltos en un halo de misticismo, hicieron su entrada las tropas del Capitán, figura que encarnó el veterano festero José Vicente Jornet. Le precedieron grupos de amazonas y bailes de sobrecogedores aquelarres, así como imágenes tan espectaculares como las que dejaron los Zanpantzar, procedentes en este caso del pueblo de Ituren. Estos personajes tradicionales de la cultura vasca, que anuncian la llegada del carnaval agitando sus cuerpos de paja y sus cencerros, deleitaron al público con sus movimientos y contundentes sonidos.
elmundo.es

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

Sígueme en Twitter