Deportes

El FC Barcelona, justo campeón de Liga

El Barça ganó con autoridad en Granada adjudicándose la segunda Liga de la etapa Luis Enrique y la sexta en ocho años

 

MH.- Dos Ligas en dos años al frente del banquillo culé. Seis de las últimas ocho. Con un fútbol incontenible ofensivamente, con suficiencia y autoridad, el FC Barcelona se ha proclamado en Granada campeón de Liga, alargando un reinado y una hegemonía que nadie puede cuestionar.

El título lo ha alcanzado porque ha sido el mejor, no porque se lo mereciera más, que también, que otros. Había llegado a Granada siendo líder del campeonato en 26 jornadas. Ha metido 112 goles, casi tres por partido, y sólo ha encajado 29. Ahí ha estado el secreto.

En el último acto del campeonato, Luis Suárez impuso su ley, aprovechando el juego de equipo con un fútbol superdotado. El uruguayo ha firmado un ‘hat trick’ en un sprint final liguero inspirado, de crack fuera de lo común. Además, su último gol ha sido ‘made in tridente’.

A todo esto, el Barça malgastó una ventaja de una docena de puntos por un bajón de casi dos meses, pero la plantilla azulgrana nunca perdió el hambre de títulos. Los azulgrana han rematado el título pasando por encima de un Granada frágil y desestructurado. No hubo tiempo para el suspense. El Barça no lo consintió.

Un Granada que quedó sometido a la sobrecogedora suficiencia azulgrana, al convencimiento de ser campeones. Neymar superó siempre a Lombán y con el run run en la grada celebrando el primer tanto del Madrid a los diez minutos, el Barça fue cocinando su éxito final.

Iniesta ideó, Jordi Alba se apresuró con su pase en vertical, Neymar centró y Luis Suárez remató. El camino estaba despejado con autoridad. El tanto descompuso tanto al técnico local, que ordenó el cambio de laterales y de bandas.

El Barça era, con toda justicia, dueño del campeonato. Luis Suárez quería repetir. Y servicio largo de Mascherano, un centro apurado de Alves y cabezazo de nuevo de Luis Suárez. Pura artesanía.

El Granada dejó de ser rival y le daba igual los maletines o las primas a terceros. El desgaste de la temporada les había dejado sin gasolina en la reserva. La segunda parte trajo la segunda victoria del día. Ronaldo se quedaba en el vestuario y Luis Suárez reinaba en el Pichichi y la Bota de Oro con sus 39 tantos.

En el Madrid, a pesar de tantas y tan descaradas ayudas arbitrales, sabían que ya no podían ser campeones. No hubiero sido bueno para la credibilidad de nuestro fútbol. El Barça atrapó el balón y no lo soltó. Lo fue tocando, con parsimonia, generando ocasiones. Hasta el final.

Ya no importaba lo que pasaba en Riazor. El Madrid volvía ha fracasar estrepitosamente en la presente temporada. No podía tener mejor final. Luis Suárez certifció el campeonato con un hat trik que llevaba la firma del tridente. Messi-Neymar y el uruguayo.

print
Comentarios

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter