Entretenimiento

La Rambleta presenta la comedia negra Happy End, ‘un esperpento de nuestro tiempo’

Nominada a la categoría de Mejor producción privada de artes escénicas en los Premios Max 2015

iV.com.- HappyEnd es una asociación clandestina que proporciona a los suicidas ayuda para llevar a cabo su propósito relacionándolos entre sí. A cambio de ayudar a suicidarse previamente a otra persona, Happy End se compromete a encontrar a otro individuo que le asista en el momento definitivo.

La Asociación ha florecido al amparo de la crisis, pero últimamente, los brotes verdes y un optimismo creciente han provocado que los suicidas empiecen a brillar por su ausencia. Es decir, mientras el mundo sale de la crisis, Happy End entra en ella…

El conflicto que mueve la acción es que el teléfono deja de sonar cuando Ainhoa, una suicida que ha cumplido su parte del trato, aguarda impaciente a que Gabriela, la coordinadora de la Asociación, le proporcione un asistente.

Una obra de teatro (13 y 14 de mayo, 20.30 horas) para transitar después reflexiones sobre la condición humana y poner voz a quienes sienten que “la crisis aprieta pero sí ahoga” e hincar el diente a un posible debate social (y para muchos, moral) sobre una decisión personal.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter