Entretenimiento

El Cid no estaba muerto, estaba de parranda (parte dos)

Pedro Hermosilla / HISTORIA PARA UN RATICO

Dice la leyenda que el cadáver embalsamado viajó montado en su caballo (Babieca)

Pero doña Jimena sabía menos de peleas que su difunto marido y pierde Valencia tres años después contra los pitufos (Almorávides). Ésta buena mujer barruntaba las ganas que le tenían al Cid los almorávides, lo desentierra, le prende fuego a la ciudad (¿vienen de ahí las fallas???) y se larga al monasterio de San Pedro de Cardeña con el muerto a cuestas. -Dice la leyenda que el cadáver embalsamado viajó montado en su caballo (Babieca)-. Yo, personalmente, no me lo trago ni “pa atrás”.

Don Rodrigo le hizo hueco a Jimena unos años después 1004 cuando la dama murió. Y así fueron felices y se hartaron de lombrices durante unos siete siglos. Pero, pero, pero…si un rey se dedicó a tocarle las narices a don Rodrigo en vida, ahora después de muerto se las iba a tocar un emperador, bueno en realidad sus tropas.

En venganza de la Batalla de Bailén donde Castaños le calentó los morros a los franchutes -éstos estaban con un ‘cabreé’ que te ‘cagués’-, arrasaron todo lo que se ponía por delante, entre muchos sitios, Burgos, y entre muchas cosas los huesecicos de don Cid y señora, dejándolos desparramados por los suelos- los muy ‘guarrés’-.

Estos huesos los recogieron otros franceses más limpitos y más eruditos que la soldadesca -dice Nieves Concostrina que el conde de Salm-Dick y el barón de Delamardelle- y se los repartieron como buenos hermanos, todos ellos hijos de la France. De ahí uno de ellos se los regaló a un príncipe alemán que se los llevó a su castillo (eso sí que es un destierro lejos, don Rodrigo). Ya en tiempos de Alfonso XII de España y ninguno de Alemania, las pesquisas del rey hacen que vuelvan para casita los huesos y esta vez los entierran en la Catedral de Burgos pero…, si habéis leído antes, hay otra parte de huesos, la del otro fransuá, que sigue rondando por el mundo, si no han servido para hacer caldo para un cocido en algún periodo de hambruna…

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario