Opinión

Cartas al director

Eva Catalán / José-Tomás Cruz Varela

Por qué ya no soy cliente de Toyota

Eva Catalán

Hace unos años compramos, como familia numerosa, un monovolúmen Toyota y, a pesar de que estamos satisfechos con el resultado, y de que ahora hemos de comprar dos coches más, no repetiremos esta marca. Los tiempos cambian y Toyota ahora incluye a dos lesbianas en sus spots publicitarios, como nueva forma de familia, uniéndose así a Coca Cola y a otras multinacionales que desarrollan, también ellas, una ingeniería social en el ámbito del consumo familiar. Esto, ligado a la guerra de los “baños transgénero” impulsados por el lobby LGBT en EEUU, y cuyo último fin es borrar la sexualidad binaria de la raza humana, hace sospechar que esta campaña mundial de los ideólogos de género, tiene unas metas concretas lanzadas por los poderosos del mundo y, además, nada inocentes.

Yo surgí de una familia formada por el matrimonio entre un hombre y una mujer. Hasta ahora, esta afirmación era innecesaria, pero hoy ya no. La intimidad entre sexos opuestos es el único sistema natural para engendrar hijos. Pero en la actualidad el hombre reta a Dios inventando otras formas de emparejarse que van, no sólo en contra de las disposiciones inteligentes suscitadas por Él, sino también contra el sentido común. Mucho se ha hablado de la complementariedad entre varón y mujer y de que los hijos criados por ellos obtienen mejores estatus emocional, relacional, mayor estabilidad afectiva y son más capaces de abrirse paso en el mundo profesional o académico. Pero nada les importa esto a los que agreden a los niños confinándolos a espacios agrestes, impidiéndoles que se desarrollen adecuadamente y crezcan sanos de mente y de espíritu y así funden otras familias que gracias a su estabilidad pongan los cimientos de las generaciones futuras. En nuestra manos está protestar y reflexionar hacia dónde nos llevan los que dirigen los destinos del mundo si no queremos perecer en el abismo de la confusión sobre nuestra identidad de sexo.
Eva Catalán

_______________________________________________________________________________________________________
Efecto y consecuencias de la presunta corrupción en el Partido Popular

José-Tomás Cruz Varela

Resulta incomprensible, o al menos difícilmente explicable que un partido como el Popular, acumulando presuntamente el mayor número de escándalos protagonizados por un amplio colectivo de sus dirigentes, fuese capaz de barrer y con una amplia mayoría absoluta en las pasadas elecciones generales del 2011, e incluso, volver a ser el partido más votado en el 20-D, a pesar de los múltiples casos que continúan apareciendo casi a diario en los distintos medios de comunicación, cuando en opinión de los españoles, dicha perversión , figura en todas las encuestas, incluida la del CIS como nuestro más grave problema solo superado por el paro.

Si imaginásemos por un momento que desde la primera presidencia de Aznar, tal lacra hubiese sido perseguida y erradicada y no fomentada y practicada como lamentablemente ha ocurrido en todas las Administraciones: central, autonómica y municipal, diputaciones, empresas públicas y un largo etc., por cientos de presuntos delincuentes, muchos de los cuales terminaron con sus huesos en la cárcel pero sin recuperarse el dinero defraudado que posteriormente regresa a sus manos, el PP habría ganado con mayoría absoluta todos los comicios desde aquella fecha.

Existe, no obstante, otro aspecto que curiosamente suele pasar desapercibido, y en muchos casos sin que los que los responsables rindan cuentas a la Justicia de sus fraudes. Concretamente se trata de todos aquellos colaboradores necesarios que son precisos para poder materializar los citados delitos de corrupción, muchos de los cuales se ejercen a través de montajes delictivos altamente complejos, que requieren cómplices especializadas y de total confianza, para materializar contactos, sobornos, transportes y gestiones de todo tipo por las cuales perciben considerables mordidas.

Otros cobran simplemente por su silencio y sobre dichas cantidades nada se comenta ni la prensa se hace eco, pero que indudablemente suponen muchos millones de euros que en todos los casos salen de los impuestos pagados por los españoles.

Asumiendo que tan repugnantes hechos no ocurren solamente en la formación popular, es cuando el propio presidente en funciones de dicho partido está defendiendo y pidiendo a los suyos “limpieza y transparencia” en la actividad política, tal como sucedió el pasado día 7, dirigiéndose a las Nuegas Generaciones de su propio partido en Orense, suema muy poco serio.

Al ser interpelado por varios jóvenes , no es de recibo que Rajoy se limitase a entonar el mea culpa, y que incluso como defensa, alegase que los demás partidos también “se han visto en situaciones similares e incluso algunos todavía no han gobernado, lo cual es deficil”, pero ¿Qué pretende decir don Mariano? ¿Qué cuando gobiernas es más normal que surja la corrupción?. Pues claro que los ciudadanos se sienten agredidos ante tales casos, y más todavía si son votantes del PP por lo que perjudican al partido al ser difundidos en los medios posibles irregularidades. Pedir a los jóvenes que sean ejemplares y cuiden el dinero de los contribuyentes, suena ridículo por no utilizar otro calificativo. Mire Sr. Rajoy, si en efecto pretende seguir dando la paliza con los consejos..¡¡hágalo!!, pero primero predique con el ejemplo presentando su dimisión una vez celebradas las elecciones, dado que a nivel personal puede ser un dechado de virtudes, pero que no le libera de sus responsabilidades como Jefe del Ejecutivo. De lo contrario, lo más oportuno sería que observase un discreto y respetuoso silencio sobre ciertos temas.

Igualmente le convendría revisar la última encuesta del CIS en lo concerniente a la “Valoración de los líderes” en la que usted aparece con un 2,89, es decir, con la puntuación más baja entre los siete políticos comparados, siendo el mejor clasificado, Alberto Garzón (IU), con el 4,69, y nadie cree que pueda deberse a la blancura de su barba, sino pura y simplemente por su trayectoria política personal y la de su partido. Claro que siempre podrá opinar que los opinantes carecen del más elemental criterio. En algún aspecto se le podría otorgar cierta parte de razón, como por ejemplo al considerar que tampoco ninguno de sus oponentes son merecedores de grandes elogios por parte de la sociedad española. De cualquier forma, a lo largo de la campaña, tendrá tanto usted como los demás líderes, múltiples oportunidades de demostrar la brillantez, originalidad y calidad de sus propuestas en los diversos debates de opinión, a los que esperamos que en tan trascendental ocasión no se le ocurrirá nuevamente la peregrina idea de enviar a un subordinado.

Atentamente.

José-Tomás Cruz Varela

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter