Cultura

Los ojos de un nublado

Pedro Hermosilla / MALDITAS-BENDITAS PALABRAS

Sigo buscando el Sol detrás de esas nubes de agua y hielo.
No está, se ha escondido como un niño, travieso y arrepentido,
debajo de las enaguas del cielo.

Se me hartó el corazón de tanto estar a la espera;
me voy conmigo y discuto con mi razón
si el agua que cae es mala o es buena;
si la agradecen los geranios de mi balcón,
las capotas de los coches, las aceras.

Si no estás, tampoco está el Sol:
Ni el mundo empezó contigo
ni contigo el mundo está acabado.
Si no luces, tampoco hoy luce el sol.

Aprendí a ver la belleza de los ojos grises
y llorosos con que me miran los nublados.

print
Comentarios

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter