Valencia

Ganar en el Bernabeu, la mejor forma de pedir perdón a la afición

Tras la peor temporada desde hace 30 años, la victoria ante el Real Madrid serviría de antídoto para adormecer el fracaso del proyecto Lim

Manuel Huerta.- El Valencia visita el viejo estadio del Paseo de la Castellana en la penúltima jornada de la Liga BBVA 2015-2016, (domingo 8, 17.00 horas) con el único aliciente para los aficionados valencianistas de ver a su equipo repetir la actuación del Camp Nou de hace unas semanas y conseguir una victoria paliativa.

Y es que, tras el estrepitoso fracaso del proyecto deportivo del señor Peter Lim, vencer en el Bernabeu y “fastidiar” al madridismo, serviría de analgéisco para una afición enferma de desencanto, ávida de rememoraciones no demasiado lejanas, que llevaron al equipo a lo más alto del pódium nacional e internacional.

Pero por desgracia para todos los que sentimos los colores, la impersonalidad y la mediocridad en la que se ha instalado la entidad en todos los órdenes vá para largo. Basta con escuchar las declaraciones pre-partido del entrenador actual, Pako Ayestarán, sometido también a la soberbia instalada en el club, para descubrir que cada uno va a la suya en este Valencia triste y desnortado.

“Sería mejor, pero no me molesta no saber sobre mi futuro. Soy un afortunado, mi pasión es el día a día, ahora me doy por satisfecho y el futuro depende de lo que haga en el día a día. No me preocupa en estos momentos”. El entrenador aseguró que en las últimas reuniones con Lim y Suso sólo se habló de “intentar quedar lo más alto posible”. “Hemos hablado sobre la situación actual y quedar lo más alto posible. Estamos satisfechos porque fuimos capaces de revertir una situación, pero seguiremos siendo ambiciosos”.

¿Su pasión es quedar lo más alto posible?. Es decir y aunque no serviría para quedar más alto, ¿ganar sí o sí en el Bernabeu, no?. Eso no lo dice, cero ambición, nulo mensaje. ¿Satisfechos de no descender a Segunda?. Y se queda tan tranquilo, cómo si, con todos los respetos, estuviera en el banquillo del Getafe o del Eibar.

Y es que para el frío, calculador y mercantilista dueño del club, lo deportivo, claramente contradictorio con los que los señores Salvo y Martínez vendieron “antes de ayer”, es totalmente secundario. De aquello que quiso hacer calar entre los aficionados, de que iba a contar con los socios para que no se perdiese la identidad valenciana, no queda nada, todo fue un engaño.

“O vamos con tensión o pasaremos problemas”, dice el técnico. Ah, pero ¿un equipo de primer nivel competitivo, de la mejor Liga del mundo, con el prestigio y la historia del Valencia, puede salir en semejante escenario sin tensión?. Pues por lo visto, sí.

El tal Mendes continúa pululando alrededeor de la planificación de la próxima temporada, el oscurantismo sigue instalado en todos los departamentos de la sociedad, nadie -ni siquiera el director deportivo- da la cara y todo son tópicos-típicos para no asumir responsabilidades, filtraciones interesadas para desviar la atención sobre el problema, que no es otro que hacer un equipo que pueda competir con los tres de arriba.

Hemos entrado en una etapa oscura, en la que lo de menos es la ilusión de los seguidores. Una ilusión que está haciendo una mella terrible en los más pequeños, en los niños, a los que les cuesta reconocer en el colegio que son del Valencia, mientras muchos de sus compañeros de clase son de los equipos que “ganan siempre”. Y lo malo es que ésto va para largo.

Convocados

Esta es la lista que Ayestarán ha dado para la cita ante el Real Madrid.

Porteros: Alves y Ryan

Defensas: Cancelo, Barragán, Vezo, Mustafi, Abdennour, Santos y Siqueira

Centrocampistas: Parejo, Javi Fuego, Piatti, Danilo, Enzo Pérez y André Gomes

Delanteros: Paco Alcácer, Santi Mina, Rodrigo Moreno y Negredo

 

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter