Cultura

Los bienes culturales de la Iglesia generan un impacto económico de 22.000 millones de euros

Equivalen al 2,17% del PIB y sostienen 225.000 empleos

MH.- El vicesecretario de Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal Española, Fernando Giménez Barriocanal, ha pronunciado esta mañana en la Facultad de Teología de Valencia una conferencia titulada “La verdad de la financiación de la Iglesia. Beneficios fiscales y perspectivas de futuro”.

La conferencia ha tenido lugar en el marco de una reunión con sacerdotes que ha presidido el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, en el Salón de Actos de la Facultad y ha sido moderada por el Vicario general y Ecónomo, Vicente Fontestad.

El estudio realizado por la Conferencia Episcopal Española (CEE), calcula que el impacto económico de los más de 3.000 bienes de interés cultural de la Iglesia, 78 de ellos catedrales, contribuyen al sostenimiento de 225.000 puestos de trabajo y generan 22.620 millones de impacto en nuestra economía, lo que equivale al 2,7% del PIB.

José Luis Blasco, director de la consultora KPMG, empresa que ha realizado el estudio, ha destacado que “el patrimonio de la Iglesia es una fuente de riqueza y valor para toda la sociedad”, indica, y supone cada año para la Iglesia “un gran esfuerzo económico en rehabilitación, conservación y mantenimiento ordinario”.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter