Cultura Entretenimiento

Almorávides: la invasión de los pitufos (parte dos)

Pedro Hermosilla / HISTORIAS PARA UN RATICO

…Todo eso unido a que la zona musulmana estaba dividida en las Taifas: pequeños reinos independientes y muy a menudo  enfrentados entre ellas -lo mismico que las autonomías estas nuestras- convencieron a nuestros pitufimoros a poner orden en las tierras del profeta. Llegaron a miles, antes de entrar en la batalla hacían un ruido del copón con sus tambores; sólo de oírlos los enemigos, fueran cristianos o andalusíes, -a todos los quitaron de en medio.-, les entraba el tembleque de piernas y entonaban el “Virgencita , Virgencita que me quede como estoy”. Alah les tenía reservado el paraíso si morían en acto de servicio,-léase “Guerra Santa- y si tenían la mala suerte de sobrevivir a la batalla y perderse el “paraíso”, las ricas vegas y valles hispánicos los compensarían en vida…Total que se quedaron  y conquistaron terruño patrio hasta hartarse.

Los llamaban los “hombres azules” y son los antepasados de los actuales Tuareg (de los pocos que quedan) y el mote viene de las prendas que utilizaban para protegerse la cabeza y la cara de las arenas, del sol, del polvo, del viento… .-recordemos de que venían del desierto-, eran de color azul y desteñía con el sudor Jajaja  ¡Hay que joerse!

¿Que quién acabó con estos seres azules?  Pues descubrieron de que eso de rezar cinco veces al día mirando a la Meca molaba, pero que también lo hacían las preciosas mujeres de Al-Andalus, sus sabrosos caldos… de nuevo la relajación de las costumbres, la buena mesa, la nueva división en reinos de taifas , la presión de los cristianos del norte y…de nuevo los alfaquíes más cabreos que un mono.

Total que todo este rifostio tuvieron  que venir a arreglarlo los almohades, que también eran fanáticos, pero estos molaban menos porque ni siquiera eran azules como los pitufos.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter