Opinión

40 años con El País

Jose Segura / LO QUE HAY

Hoy se celebra el 40º aniversario del periódico El País. El primero que nos dio sensaciones de democracia, aun habiendo nacido antes de que esta fuera efectiva. Acababa de morir el dictador y esa vidilla del nuevo diario nos ayudó a pensar que la libertad se instalaba ya entre nosotros. Aunque hoy no es oro todo lo que reluce.

Además de una información como no habíamos leído nunca en España en las últimas décadas tras la fallida república, El País se empeñó en resultar un referente cultural, creando un manual de estilo que durante mucho tiempo ha sido el referente del bien hacer en la escritura periodística. Un manual que permanece en miles de estanterías, en las de todo aquel que ama escribir lo mejor posible en los medios de comunicación, y que resultó ser un especial libro de consulta en las escuelas de periodismo.

Así fue como un periódico, que rápidamente alcanzó el liderazgo de tirada y lectura en España –que aún mantiene-, se convirtió también en el referente mundial de habla hispana, posición extendida en la actualidad, tanto en papel como en su versión digital.

Por El País han pasado las mejores firmas de opinión política, social, cultural y crítica de cualquier arte. Con este periódico se dio también un nuevo estilo a las revistas dominicales adjuntas a los diarios. Y muchas otras publicaciones nacieron también bajo su paraguas, desde la ecléctica Tentaciones hasta la actual Icon.

Se convirtió más tarde su empresa editora, fundada con acciones de 10.000 pesetas por miles de ciudadanos de todo el espectro de centro derecha a centro izquierda, en una corporación mediática de enorme tamaño, el Grupo PRISA, con la inclusión de La SER, la fundación de Canal+ España –que muy pronto empezó sus emisiones por satélite- o con la creación del canal televisivo de noticias CNN+, esta última cerrada por problemas económicos. Con excepción del periódico y de la cadena de radio, poco más queda de aquella grandeza.

Efectivamente, la profunda crisis económica del grupo obligó tanto a refinanciar su deuda con gran dureza y vender parte de sus activos, como a dar entrada en su accionariado a fondos de inversión norteamericanos que actualmente mantienen su participación.

Esta nueva diversificación accionarial, junto a la presión del gobierno de Rajoy, acabó en gran medida con el espíritu crítico de El País, como también ocurrió con las veleidades anticorrupción de El Mundo o Telecinco, dando pie al nombramiento de un nuevo director significativamente más derechista con la excusa de atender a la globalización en la que todos andamos metidos.

No quiero cerrar esta necesariamente breve crónica sin hacer una especial referencia a Juan Luis Cebrián, primer director de El País y actual presidente del grupo mediático.

Muchos recordamos que Juan Luis Cebrián trabajó en el diario franquista Pueblo, a las órdenes del ínclito y temible Emilio Romero, amigo personal de los padres del primero. Como también ha quedado en nuestra memoria que Cebrián fuera el director de informativos de RTVE durante los terribles y últimos años de vida del dictador.

Y esa cara transfigurada de Cebrián, junto a sus últimas y aún no explicadas aventuras “off-shore”, así como algunos sonoros despidos por razones de perfil ideológico o por golpes desmedidos de poder, mancharán para siempre la cara buena de ese periodista que nos trajo el que durante décadas ha sido el mejor periódico de España. Es que no hay converso bueno.

Yo he sido y soy lector diario de El País desde sus inicios hasta ahora. Al principio porque era mi guía de información preferida y en la actualidad por el simple placer de leer un diario en papel. De hecho, si antes compraba varios periódicos cada día, hoy sólo adquiero el que hoy celebra su aniversario. Los demás los leo en versión digital, la auténtica revolución periodística que ha dado acceso a nuevos diarios y magazines como este en el que escribo desde hace ya cinco años.

Así que no alzaré copa alguna para celebrar el 40º aniversario de El País –qué manía tenemos en España de conmemorar la historia en períodos de cuarenta años-. Sólo le destinaré un afectuoso recuerdo a aquellos años en que me hizo sentir libre. Recuerdo que contrasta lamentablemente con su actual línea editorial, tan colaboracionista con la derecha más conservadora como el resto de grandes cabeceras nacionales. Por mucho que disimule.

(In Memorian: Casualmente ha fallecido hoy el que fue delegado de El País Comunidad Valenciana y también periodista en Levante-EMV, Pep Torrent. DEP.)

Twitter: @jsegurasuarez

print
Comentarios

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter