Actualidad

Cumbre de Jefes de la OTAN en Bétera

Los Jefes de Unidades multinacionales asignadas al mando terrestre de la Fuerza de Respuesta OTAN que en 2016 están al mando del Cuartel General de Bétera, se reúnen por primera vez

iV.com.- La Fuerza de Respuesta OTAN,  nueva Fuerza de Reacción Rápida, aprobada en la Cumbre de Gales en 2014 y que será plenamente certificada en una serie de ejercicios multinacionales en Polonia a finales de este mes, es el mejor ejemplo de la capacidad de adaptación de la OTAN a los nuevos retos y amenazas que afrontan todos los pueblos y sociedades del mundo libre.

La reunión ha estado presidida por el Teniente General Francisco Javier Varela Salas, Jefe del Cuartel General Terrestre Español de Despliegue Rápido de la OTAN, y ha contado con los jefes de las tres brigadas que dirige en 2016,  el general Luis Cebrián al mando de la BRILAT “Galicia” VII, el general holandés Cornelis Matthijsen, jefe de la 11ª Brigada Aero transportable Holandesa, y el general británico Bill Wright, que manda la 1ª Brigada Acorazada Británica.

Durante 2016, los tiempos de activación de estas unidades son de 5, 30 y 45 días respectivamente. El liderazgo de España -y del Ejército de Tierra en particular- en esta fuerza de nueva creación, muestra nuestro compromiso con la Alianza y la alta preparación de nuestras fuerzas armadas.

 

 

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter