Cultura

La Filmoteca presenta una retrospectiva integral de Jacques Tati

El ciclo, que se prolongará hasta el próximo 16 de junio, incluye todos sus cortometrajes y sus seis largometrajes restaurados en alta definición

iV.com.- La Filmoteca presenta una retrospectiva integral del actor cómico y director francés Jacques Tati, uno de los cineastas más singulares de todos los tiempos, que renovó el género cómico al tiempo que ofrecía una lúcida mirada sobre la deshumanización de las sociedades modernas.

El ciclo, que se prolongará hasta el próximo 16 de junio, se iniciará mañana martes 3 de mayo, a las 20.00 horas, con la proyección de una selección de cuatro cortos poco conocidos, rodados entre 1934 y 1978, que incluye “Cours du soir” (1967) de Nicolas Ribowski; “On demande une brute” (1934) de Charles Barrois; “Gai dimanche!” (1935) de Jacques Berr, y “Forza Bastia” (1977) de Jacques Tati y Sophie Tatischeff.

La retrospectiva integral de Tati incluye todos sus cortometrajes y sus seis largometrajes restaurados en alta definición. De algunos de ellos se proyectarán, además, las diferentes versiones llevadas a cabo por el propio Tati, un perfeccionista que solía volver varias veces sobre el montaje de sus películas.

Es el caso de “Jour de fête” (1949), filmada con dos cámaras, una de ellas con un prototipo de película en color cuyos resultados no vieron la luz hasta la restauración de 1994. En el primer pase se podrá ver la restauración que hizo el laboratorio L’Immagine Ritrovata en 2013 de la versión en B/N de 1949; en el segundo, la versión de 1964, que incluye elementos coloreados; y en junio habrá un tercero de la versión íntegra en color.

De “Les vacances de Monsieur Hulot” (1953) están programadas la versión de 1953, restaurada en 2009, y la que incluye una nueva secuencia filmada por Tati en 1978 e inspirada en “Tiburón” (1975) de Steven Spielberg.

Descendiente de una aristocrática familia rusa emigrada a Francia en el siglo XIX, Jacques Tatischeff (Le Pecq, 1907- París, 1982) inició su carrera como actor en el music- hall y el cine en 1932, participando en diversos cortometrajes y espectáculos cómicos.

Tras el paréntesis de la Segunda Guerra Mundial, en la que participó brevemente como soldado, debuta como director de cine con varios cortometrajes y el largometraje “Jour de fête”, que supone su primer gran éxito de crítica y público.

En los años cincuenta rueda los clásicos “Les vacances de Monsieur Hulot” y “El meu oncle” (1958), las dos películas que mejor definen su humor visual y su personaje cómico de Hulot. En la década siguiente tan sólo dirige “Playtime” (1967), una película muy ambiciosa que le llevará a la ruina financiera. Su último largometraje con el personaje de Hulot es “Traffic” (1971), que también tiene que superar numerosos problemas económicos. Tati cierra su carrera con un par de cortometrajes y “Parade” (1974) que es en realidad un programa televisivo sobre un espectáculo circense para la televisión sueca.

Al margen de su papel innovador dentro del cine cómico con la creación del personaje de Monsieur Hulot, Jacques Tati es un observador crítico de la modernidad, la sociedad de consumo, la vida cotidiana y la evolución histórica y social de Francia y Europa desde el fin de la Segunda Guerra mundial hasta los años setenta.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter