Actualidad

Provida Valencia necesita ayuda urgente para atender a 102 bebés y 75 embarazadas

La Asociación ha iniciado una campaña de petición de ayuda urgente de donaciones, ante la ausencia total de subvenciones públicas

AVAN.- La Asociación Valenciana para la Defensa de la Vida, Provida, fundada hace 36 años y que cuenta con cerca de 500 socios fijos y 25 voluntarias, tiene en lista de espera a 28 mujeres que desean ser asistidas. En 2015 la entidad atendió en Valencia a 771 mujeres, más de la mitad españolas, y a 308 recién nacidos.

Desde la entidad han señalado que “la lista de espera de mujeres que nos piden ayuda se incrementa día a día y no podemos permitir que ningún niño ni ninguna embarazada se queden desatendidos”, han añadido.

Asimismo, Provida Valencia ha abierto una cuenta en Bankia, con el número ES66 2038 9938 42 6000227691 y a nombre de la Asociación Valenciana para la Defensa de la Vida, “para recoger donaciones de personas que quieran ayudarnos a desarrollar nuestra labor”, según las mismas fuentes, que han destacado que “por el precio de un café al día puedes contribuir a alimentar a un bebé”.

Igualmente, “todas las personas que quieran recibir información pueden visitarnos en nuestra sede de la calle Joaquín Costa 24, o llamar al teléfono 96 320 12 58, de lunes a viernes, de 10 a 13 horas”, han señalado.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter