Opinión

Aprovechemos el tiempo

Jose Segura / FILOSOFÍA IMPURA

Con la misma intención que tras las pasadas elecciones del 20D, sugerí que hiciéramos oídos sordos a todas las estupideces que íbamos a escuchar de los ineptos políticos que en la actualidad nos toca elegir, planteo hoy que no perdamos más el tiempo y nos dediquemos a lo nuestro. Al menos hasta el próximo 26 de junio.

Y como llevo escribiendo durante esta semana, mi elección social y personal para aprovechar políticamente el tiempo es la promoción de la cultura, en la modesta medida de un columnista de provincias que escribe en un magazine local.

Es muy posible que, debido al embrutecimiento que la mayoría de españoles ha sufrido durante los últimos años, ante la dejación de funciones de nuestros gobernantes en materia cultural, hayamos elegido a los políticos que nos hemos merecido y que no han tenido el más mínimo empacho en dejarnos en la estacada, anteponiendo sus intereses de partido –y también sus advenedizas ansias de poder- a las necesidades de los ciudadanos. Así que, por mí, puerta y hasta la próxima.

Sólo un pueblo suficientemente culto es capaz de dirimir lo que le conviene, cosa harto improbable si no se tiene la meninge suficientemente regada y cultivada. No podremos, pues, quejarnos de que nos lleven al huerto mientras no conozcamos el camino que nos conviene. Y eso sólo se puede conseguir mejorando nuestro nivel cultural. Algo que, por cierto, se hace cada vez más urgente, pues el retraso de nuestro país es cada vez mayor, al mismo nivel que ha crecido la desigualdad sin que aquí haya ocurrido nada destacable para evitarlo, de aborregados que estamos.

Leer, conversar –somos cada vez más solitarios por el uso desmedido de las tecnologías onanistas-, seleccionar con rigor lo que vemos en la tele, acudir a los pocos espectáculos culturales de suficiente calidad que se exhiben en la actualidad y, sobre todo, recuperar la avidez por la cultura general, son solamente algunas de las posibilidades que tenemos los ciudadanos por mejorar nuestros conocimientos imprescindibles sobre la vida, esa cultura básica que nos hace humanos con criterio.

En filosofía, tan impura como de costumbre, la cultura es la rama que estudia cómo afecta esta al individuo, a las condiciones generales para que se dé una determinada transmisión cultural y al marco teórico que permite el trabajo con la cultura como concepto. Está relacionada con la filosofía de la historia, la historia de la cultura y las ideas, la antropología y la psicología social. (Mi agradecimiento a Wikipedia, con la intención de demostrar la facilidad de acceso que tenemos los ciudadanos para acceder al conocimiento básico)

Esta es pues mi propuesta de hoy para que aprovechemos el tiempo que nos queda hasta que volvamos a votar ya entrado el verano. No queda mucho, pero dedicando algo de tiempo cada día a pensar y culturizarnos un poco más, es posible que crezcamos individual y colectivamente, lo que ya se hace innegablemente necesario.

Y por cierto, no estaría de más que pasáramos de los nuevos salvapatrias que no dudan en provocar otra vez la división social con tal de manejarnos según sus intereses. Que vuelvan guerras de antaño, como las relativas a la formación académica, los signos de identidad o las lenguas autóctonas, es una de las mayores falacias que en la actualidad nos amenazan. Tornan las intimidaciones incultas y los movimientos de los analfabetos, como siempre en período electoral, que suelen pillarnos a traspié porque nuestro nivel cultural es insuficiente para rebatirlas y mandarlas a esparragar.

Twitter @jsegurasuarez

print
Comentarios

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter