Valencia

Ayestarán: ‘No es lo mismo acabar el doce, que el diez, que el ocho’

El técnico valencianista les dijo a sus jugadores que los objetivos son “ser fiables, ganarse el respeto de la afición, tener credibilidad y aumentar la autoestima”

iV.com.- “Creo en ellos porque me lo demuestran cada día”. El técnico desveló el mensaje transmitido a los jugadores en el vestuario tras la victoria cuando les dijo que los objetivos son ser fiables, ganarse el respeto de la afición, tener credibilidad y aumentar la autoestima.

“No es lo mismo acabar el doce, que el diez, que el ocho”, indicó, pero hay que estar centrados únicamente en el siguiente partido. “Ahora, la autoestima de los jugadores ahora es alta y hay objetivos por alcanzar y los futbolistas son consecuentes ante esos objetivos”, dijo Ayestarán.

E insistió en que no piensa en alcanzar la clasificación para la Europe League, sino en la página siguiente que es el próximo partido, ante el Getafe

El entrenador del Valencia señaló que la forma en la que se ganan los partidos es muy importante y que en este encuentro el equipo había defendido su estilo y había hecho disfrutar a Mestalla con un juego muy atractivo ante su afición.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter