Valencia

Ayestarán: ‘Es lo mínimo que merece nuestra afición’

“Es lo mínimo que se podía devolver a la afición. Nos hemos reivindicado como equipo, los aficionados pueden estar orgullosos y se lo merecen. El equipo se ha reivindicado a nivel colectivo e individual”

iV.com/VCF.- El entrenador del Valencia CF, Pako Ayestaran, ha reconocido que su rival podría haber ganado perfectamente el encuentro. “Hemos tenido desequilibrios con Rakitic e Iniesta pero la idea era salir hacia afuera, llevando la pelota hacia adentro y salir con Rodrigo y con André. Y ha salido bien”.

“He visto un Barça intenso, que ha generado situaciones, que ha jugado el mismo juego posicional que juega siempre, que te hace ensanchar el campo y que no ha tenido la fortuna de concretar las ocasiones”, ha explicado el técnico vasco.

“El futuro pasa por el partido del miércoles ante el Eibar. El club y los jugadores se juegan muchas cosas. Tu futuro cambia en tres partidos. Se es tan bueno como el último partido y todo lo que se haga los jugadores tienen que ser conscientes de que puede cambiar. Hay seis partidos para intentar seguir reivindicándose y eso es lo que vamos a tratar de hacer”, ha señalado Ayestarán.

Interrogado por la diferencia entre el partido de Copa y esta victoria, el entrendoir valencianista ha explicado que “ya dije que hoy no íbamos a ver el siete a cero porque era otra historia. Hemos tratado de cimentar el partido en base a lo que somos hoy”.

“Nuestra idea era tratar de tener la pelota pero es muy difícil. Hemos conseguido salir hacia adelante por el medio. El partido lo podría haber ganado el Barça como lo hemos ganado nosotros. Lo más complicado ha sido controlar las situaciones que generaban a nuestra espalda”, finalizó Ayestarán.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter