Cultura

‘Romeo y Julieta’ de Prokófiev, en el Palau de la Música, interpretado por bailarines de ESO

El ciclo Música en Familia termina con la Orquesta de Valencia y 50 jóvenes estudiantes

iV.com.- El ciclo ‘Música en Familia’ ha contado con la visita de Ara Malikian interpretando ‘Mis primeras 4 estaciones’, ‘Ma, me, mi…Mozart’, la ópera de bolsillo ‘Les bodas de Fígaro’ de Mozart, el espectáculo participativo ‘Ven a cantar con Trau!, canciones de los Beatles’ y ‘Music mestre please’ de la compañía del Circo Gran Fele, en exclusiva para el Palau de la Música.

Este viernes, a las 18.30 horas en el Palau de la Música, la Orquesta de Valencia bajo la dirección de su titular Yaron Traub, cierra el ciclo ‘Música en Familia’ de estatemporada.

La composición ‘Romeo y Julieta’ de Serguei Prokófiev, adaptada para toda la familia, y con 50 estudiantes de ESO sobre el escenario despide el cilco, en una coreografía de una hora de duración y sin palabras, a medio camino entre el teatro y la danza.

La obra, de una intensa expresividad, acompaña a la genial recreación musical del compositor ruso sobre el célebre drama de Shakespeare, en el 400 aniversario de su muerte (23 abril 1616).

El músico y bailarín Rob Barendsma es el director escénico de este proyecto que está también abanderado por el coreógrafo valenciano Toni Aparisi, nominado para dos Premios Max, que se celebraran en nueve días.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter